Descarta Meade distanciamiento con El Vaticano

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- “No hay ningún distanciamiento” con el Vaticano, afirmó el canciller José Antonio Meade, al abundar sobre la reciente nota diplomática enviada por México tras las expresiones del Papa Francisco sobre la “mexicanización” de Argentina.

“La nota diplomática es un mecanismo de diálogo y México tiene un diálogo muy cercano en una gran amplitud de temas con el Vaticano”, afirmó Meade, en breve rueda de prensa, al terminar su comparecencia en el Senado.

Como si no fuera suficiente la explicación de Meade, el embajador de México en el Vaticano, Mariano Palacios Alcocer, afirmó esta tarde que la nota diplomática fue simplemente “verbal” y tuvo como fin “remontar este fenómeno mediático que generan las redes sociales”.

Insistió: “El objeto de la nota era expresar cuál es el sentimiento del pueblo de México en relación a una afirmación de esa naturaleza: evitar la ‘mexicanización’. Y, por otro lado, el clima de diálogo de comunicación que tenemos en la Santa Sede nos permite solicitarle formalmente una aclaración” al Papa.

Jorge Bergoglio no atendió al embajador mexicano debido a que se encontraba en “un encierro de ejercicios espirituales”, en un pueblo italiano, y tampoco lo hizo Paul Gallagher, canciller del Vaticano. No obstante, Palacios Alcocer conversó “ampliamente” con Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones con los Estados de la santa sede.

“Me expresó la preocupación de su santidad y de la Santa Sede por este escalamiento mediático sobre algo que tenía como fuente un correo electrónico personal del Papa”, informó el diplomático en entrevista con Joaquín López Dóriga. Luego añadió: “Nunca ha sido propósito ni de su santidad ni de la santa sede estigmatizar con una afirmación de ese tipo al pueblo de México por el que expresa gran cercanía y afecto”.

Según el embajador de México en el Vaticano, Camilleri le aseguró que no era la intención de Francisco “emitir una opinión de carácter político donde pudiera ponerse en duda el esfuerzo que el gobierno de la República realiza para hacerle frente al narcotráfico, al crimen organizado, para rescatar los niveles de paz y tranquilidad y para hacerle frente a las causas que originan el narcotráfico”.

Palacios Alcocer, tres veces presidente nacional del PRI, destacó que como embajador “nunca me había tocado enviar una nota diplomática en este sentido de una solicitud de aclaración sobre un supuesto dicho de su santidad”.

En otro tema y respecto a la declaración del cineasta Alejandro González Iñárritu, quien lanzó una plegaria para que los mexicanos encontremos “el gobierno que nos merecemos”, el canciller José Antonio Meade consideró que lo importante del discurso del ganador del Óscar fue su reclamo a un “trato digno y justo” a los mexicanos en Estados Unidos.

“Lo que está de fondo es una exigencia de un trato digno y justo, en que se reconozca lo mucho que aportan las comunidades migrantes, lo mucho que han aportado históricamente”, afirmó el titular de Relaciones Exteriores.

Durante su comparecencia, Meade abundó sobre el tema migratorio, las relaciones Estados Unidos y Cuba y el papel de nuestro país, así como los acuerdos energéticos con la nación vecina.

El funcionario federal calculó que existen de 13 mil a 15 mil menores no acompañados que todos los años son repatriados de Estados Unidos a México. También hay un “reto espejo” en este terreno, que es la presencia cada vez mayor de ciudadanos americanos, de niños americanos que se incorporan como resultado del proceso de deportación en la ramificación familiar que se da en México. El reto es integrarlos a los servicios de salud y educación, abundó.

En relación con los acercamientos diplomáticos entre Estados Unidos y Cuba, Meade afirmó que este fenómeno es “de gran relevancia” para nuestro país porque implicará revisar temas trilaterales en materia de seguridad, migración, fondos marinos, límites, cambio climático, entre otros.

“Hay que reconocerle audacia a los presidentes Castro y Obama. Y es una decisión que tiene para México una enorme trascendencia: México tiene un diálogo bilateral, como aquí lo presentamos, muy amplio con Estados Unidos, pero tenemos una frontera de 700 kilómetros con Cuba, a la que tenemos literalmente a la vuelta de la esquina, con quien también tenemos un diálogo bilateral profundo”, remató.