Primera mesa “Cineastas menores de 40 años”, en la Cineteca

Los participantes del ciclo “Cineastas menores de 40 años”.
Foto: Especial

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- La Cineteca Nacional realizó ayer en la noche en la Sala Arcady Boytler su primera mesa del ciclo “Cineastas menores de 40 años”, con la participación de cinco jóvenes: Indira Cato, Nicolás Celis, Beztabé García, Gerard Mates y Amaury Vergara.

Organizado por la estadunidense Audrey Harris, profesora de la Cineteca, quien moderó, la mesa estuvo enfocada a que los ponentes dieran a conocer cómo se iniciaron en la rama cinematográfica que eligieron, a explicar sus trabajos (cada uno dispuso de diez minutos para que se proyectaran en la pantalla los más significativos) y a conversar sobre la manera de obtener los recursos para llevarlos a cabo.

De las 17 a las 20 horas, los productores y directores (curiosamente todos nacidos en el interior del país y uno en el extranjero) mantuvieron la atención del público con sus historias y conceptos, luego de enseñar fragmentos de sus obras, todas de un alto nivel de factura y hondo contenido.

Así, en primer término, la sinaloense de 24 años Betzabé García, egresada del Centro Universitario de Estudios Cinematogrfáficos (CUEC-UNAM), trazó la idea que la llevó a filmar, con apoyos del Fonca (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes) y de la beca Cuauhtémoc Moctezuma de Ambulante, su documental Los reyes del pueblo que no existe, con el cual obtuvo el Premio del Público en el Festival Internacional South by Sounwest.

En su turno, el productor, editor y escritor Gerard Mares (Barcelona, 1984), quien cursó cine en la International Film School Sydney, de Australia, y fundó en México la productora Itaca Filmes, hizo referencia a su cortometraje Alienated (2010), sobre una historia familiar, laureado en varios festivales. Este año filma su ópera prima.

Del jalisciense Amaury Vergara, egresado de la Escuela de Cine de Nueva York (NYFA) y creador de la productora ORGN, quien desde jovencito participó como aprendiz en el rodaje de las cintas Harry Potter y el prisionero de Azkaban, de Alfonso Cuarón, y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro, se proyectó un extracto de sus cortometrajes de ficción Piano mudo (2011) y Marea (2014), este último con el que ganó el primer lugar en su género en el 29 Festival Internacional de Cine de Guadalajara.

Indira Cato (Ensenada, B.C., 1991) también comenzó pronto su vocación por el cine, si bien cursa Arte Dramático y Teatro de la UNAM. De adolescente incursionó en el cortometraje con Panza llena, corazón contento y Percepciones, este último que se levantó con el galardón del Festival Internacional de Cine Infantil y Juvenil Kolibrí en La Paz, Bolivia. Se formó en la animación con el destacado cineasta del género René Castillo (Hasta los huesos) y acaba de producir el largometraje documental Llévate mis amores (sobre el grupo Las Patronas que alimentan a los migrantes del tren La Bestia en ese municipio veracruzano), ganador en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos e invitado al Festival Internacional de Cine Documental de Amsterdam y actualmente en Ambulante. También elabora reseñas de cine y teatro.

Finalmente, el productor Nicolás Celis, oriundo de Cuernavaca, tras mostrar tráilers de varios trabajos, como el documental más premiado de México en el mundo (2014) El lugar más pequeño, de Tatiana Huezo, filmado en El Salvador, hizo referencia a su productora Pimienta Films y desarrolló una verdadera apología de su vocación en términos de impulsar los filmes de acuerdo con lo que una persona del público calificó como “un compromiso”. Celis ha colaborado en Heli, de Amat Escalante, Semana Santa, de Alejandra Márquez y Desierto, de Jonás Cuarón, y también en la mencionada Llévate mis amores, de Arturo González Villaseñor.

En la brevísima sesión final de preguntas de la concurrencia –apenas diez minutos–, y ya que la moderadora había pedido que los ponentes hablaran de los pormenores de su trabajo, se le inquirió a Celis sobre su aportación como productor y cómo distribuye el éxito de las películas impulsadas entre el realizador y el productor; respondió que a uno y a otro, si bien acotó que le parece fundamental tomar riesgos: “Me he aventado al frente del tren porque es lo que me gusta.”

Cabría esperar que la asistencia estuviera compuesta de pura gente de cine. Pero al concluir la mesa, una muchacha española de 25 años, Sandra Ramírez, se acercó a conversar con Celis. Cuando proceso.com le preguntó a esta egresada de artes en la Universidad Autónoma de Barcelona, España, por qué había asistido, dijo simplemente:

“El cine siempre me ha gustado, es un mundo muy grande, y no se sabe por qué puerta hay que entrar para entender su estructura. Ahora creo que hay que empezar desde abajo.”

Audrey Harris llegó a la Cineteca para impartir un curso sobre el director español Pedro Almodóvar, y este verano su tema será “El filme noir”. Candidata al doctorado en la Universidad de California de Los Ángeles –para lo cual prepara una tesis relacionada con el escritor argentino Jorge Luis Borges y el cine–, planea para mayo próximo la segunda mesa del ciclo pues, dice, “México es un país increíble en el cine, un país muy movido.”