Atentan contra comisionado de seguridad de Jalisco

El comisionado de Seguridad Pública del estado, Alejandro Solorio Aréchiga (al centro).
Foto: Gobierno de Jalisco

GUADALAJARA, Jal., (apro).- El comisionado de Seguridad Pública del estado, Alejandro Solorio Aréchiga, salió ileso de un atentado en su contra en el poblado de Río Blanco, localizado en el extremo norte del municipio de Zapopan.

El médico forense Alfredo Rodríguez García precisó que Solorio viajaba a bordo de una camioneta blindada al momento del ataque y por eso logró salir con vida.

“Es la información que me acaban de proporcionar por la mañana. Fue (Alejandro) Solorio, ya está confirmado eso. No hay duda que gracias al blindaje de la unidad resistió el ataque. La información que se tiene es que Solorio sobrevivió. Incluso no está ni herido. No hay detenidos y sólo se sabe que los atacantes dejaron abandonados algunos vehículos”, señaló en una breve entrevista concedida a Apro.

De acuerdo con algunos testigos, el enfrentamiento se desató a la media noche, cuando elementos de la Fuerza Única marcaron el alto a dos vehículos (una camioneta tipo Tahoe marca Chevrolet y un auto tipo Van) que circulaban por la avenida Río Blanco, en el poblado del mismo nombre, y como respuesta los ocupantes accionaron sus armas.

No obstante, otra versión difundida por diferentes medios de comunicación en la entidad señala que un grupo de sujetos armados tendió una emboscada contra un grupo de escoltas de la FGE y que incluso los maleantes acondicionaron una especie de barricada sobre la calle Independencia, a la entrada de una curva pronunciada, en el referido poblado.

Según el testimonio de pobladores de Río Blanco, los agresores sacaron de la camioneta Van costales rellenos de arena, los acomodaron a la orilla de la calle y sobre ellos colocaron armas largas, como una metralleta calibre .50, un lanzacohetes y otros fusiles de grueso calibre con los que atacaron a los agentes.

“Se oían truenos muy grandes, como grandas o bombas”, dijeron a una emisora local.

Horas después del ataque, policías estatales localizaron dos vehículos abandonados en la zona, dentro de los cuales había armas de distinto tipo, así como granadas de fragmentación y un rastreador de llamadas telefónicas. Hasta la tarde de este martes ninguna autoridad estatal se había pronunciado sobre lo ocurrido.

El ataque en Río Blanco se registró luego de que el pasado sábado 28 un grupo de sujetos armados ingresó a una finca de la colonia San Martín de las Flores, en San Pedro Tlaquepaque, y acribilló al regidor del PRI en ese municipio, Feliciano García Fierros. En el atentado resultó gravemente herido su hijo Iván García Flores.