Incriminan a policías de élite en homicidio de adolescente en Coahuila

Lorenzo Alexander, de 16 años de edad.
Foto: Especial

SALTILLO, Coah. (apro).- La tarde del pasado 21 de enero, Lorenzo Alexander, de 16 años de edad, salió del colegio CC Winn de la vecina ciudad de Eagle Pass, con destino a su domicilio en Piedras Negras.

Alrededor de las siete de la noche de ese mismo día, el joven subió a su auto, un Versa blanco modelo 2014, y se dirigió a un negocio de tacos denominado La Ranita, ubicado a cinco minutos de su domicilio.

Unos 45 minutos después, su padre, el empresario Lorenzo Manera, intentó sin éxito hacer contacto vía telefónica con su hijo para pedirle que comprara comida para él. Nunca le contestó.

De lo que sucedió después hay dos versiones –la oficial y la extraoficial—que chocan entre sí.

La primera presenta al adolescente como narcotraficante y la segunda incrimina a policías del Grupo de Armas y Tácticas Estratégicas (Gates) en el crimen. Esta agrupación ha acumulado en los últimos meses más de 100 quejas en la Comisión Estatal de Derechos Humanos por tortura, tráfico de drogas e incluso ejecuciones extrajudiciales en Monclova, Piedras Negras y Saltillo.

La segunda versión es la más sólida hasta ahora:

Según testigos, efectivos del Gates que se desplazaban en un auto particular, un Alero gris, protegidos por miembros de la Marina Armada de México, secuestraron al joven afuera de la taquería y lo subieron a la unidad, mientras otro policía se llevaba el Versa.

De acuerdo con la indagatoria extraoficial, en el GPS del celular del estudiante de preparatoria se descubrió que éste fue llevado por distintas calles del centro de Piedras Negras y luego sus captores se detuvieron en un punto cercano al Río Bravo, de donde se desplazaron hasta el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS), donde al parecer el adolescente intentó escapar arrojándose del auto para luego correr.

En ese momento los integrantes del Gates le dispararon por la espalda y cayó herido en medio de la calle, según testigos que se encontraban afuera de la escuela, quienes de inmediato llamaron a la policía municipal y a los cuerpos de socorro. Casi enseguida el lugar fue acordonado por marinos, quienes impidieron que los agentes municipales llegaran hasta donde se encontraba el joven herido.

Minutos después regresaron los autores del secuestro y se llevaron a muchacho. En tanto, el vehículo Versa fue abandonado muy cerca del CBTIS.

Dos días después el cadáver de Alexander fue localizado con varios disparos, uno de ellos en el corazón. Los doctores que realizaron la autopsia descubrieron que el joven fue torturado antes de morir.

Después del asesinato, el alcalde de Piedras Negras, Fernando Purón Johnston, declaró que tenía pruebas de que el adolescente no era “una persona común de la sociedad”, y aseguró que contaba con evidencias de que la ejecución estaba relacionada con la delincuencia organizada. Y el gobierno estatal de plano dijo que Alexander era un delincuente.

Semanas antes del crimen de su hijo, Lorenzo Manera, dueño de una empresa de maquinaria para el campo, fue víctima de un intento de extorsión el 18 de diciembre de 2014. Le exigían que pagara un millón de pesos o de lo contrario su familia sufriría las consecuencias.

El empresario denunció el hecho ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) y especificó que anteriormente había sufrido un robo en su domicilio. Según testigos, durante el asalto varios efectivos del Gates vigilaron la zona en esa ocasión.

En los últimos días de marzo pasado, Lorenzo Manera viajó a la ciudad de México para interponer una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por el crimen de su hijo, en la que precisa que diversas autoridades estatales y municipales protegen a los GATES, e incluso le negaron expedientes oficiales donde se muestra que se falsearon evidencias y declaraciones sobre el crimen de Lorenzo Alexander.

Hasta ahora las autoridades estatales se han negado a investigar a los policías y marinos involucrados en el asesinato.