Encierran trabajadores paristas a presidenta del Poder Judicial de Guerrero

Policías resguardan el Tribunal Superior de Justicia.
Foto: José Luis de la Cruz

CHILPANCINGO. Gro. (apro).- Trabajadores paristas del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), mantienen retenida a la presidenta del Poder Judicial, Lambertina Galeana Marín y dos magistrados porque le suspendieron el pago de esta quincena a los inconformes que desde hace más de un mes exigen incremento salarial y respeto al servicio judicial de carrera.

La acción de los trabajadores es respaldada por integrantes del Movimiento Popular de Guerrero, quienes desde las 13:30 horas tomaron la sede del TSJ, ubicada en el centro de esta ciudad.

Al grito de “el poder judicial no es empresa familiar”, los inconformes tomaron el control de los accesos principales y exigieron una reunión para resolver en definitiva el conflicto que ha paralizado el sistema de impartición de justicia en la entidad desde hace 37 días.

El inmueble fue desalojado y los trabajadores que no participan en el paro se retiraron del lugar, mientras que un grupo de magistrados decidieron encerarse en salones privados y minutos después fueron descubiertos por los manifestantes que exigieron el pago inmediato del salario retenido a los paristas.

En la oficina de la secretaria del Consejo general del TSJ, estaba escondido el magistrado Vicente Rodriguez Martinez y el secretario de acuerdos, Juan Sánchez Lucas; mientras que la presidenta del Poder Judicial, Lambertina Galeana junto al magistrado, Julio Jauregui García se refugiaron en un privado que permanece cerrado.

Los paristas exigieron a los representantes del Poder Judicial, el pago inmediato a los más de 200 trabajadores que les fue retenido el salario y demandaron una solución a su demanda de incrementar entro salarial del 35 por ciento y la destitución de familiares de los magistrados que ocupan cargos sin tener perfil y cobran sin trabajar.

La actitud de los magistrados que han minimizado las protestas y se han burlado de las denuncias de corrupción y nepotismo en su contra, ha provocado una escala en el conflicto que estalló con la retención del salario de los paristas.

Al lugar, arribó el presidente de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos (Coddehum), Ramón Navarrete Magadaleno, quien hasta el momento funge como intermediaron entre los paristas y los magistrados para buscar una solución pacífica al conflicto.

Por su parte, la administración del gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez envió un centenar de policías estatales con equipo antimotín, quienes se apostaron sobre el acceso al edificio sobre la calle Francisco I. Madero.

El hecho provocó tensión entre los paristas, quienes reforzaron el cerco con personas armadas con palos.

Mientras que al interior, los líderes del movimiento se mantienen en calma y exigen una mesa de trabajo con los magistrados que permanecen en el lugar para destrabar el conflicto.

Hasta las 18:30 horas, el conflicto se mantiene y ninguna autoridad estatal había logrado liberar a los magistrados retenidos, entre ellos la presidenta del Poder Judicial en Guerrero.