Familiares de los normalistas de Ayotzinapa se manifiestan en la embajada de México en Berlín

La caravana de Ayotzinapa en Berlín.
Foto: Tomada de Twitter

BERLÍN, (proceso.com.mx).- En Guerrero no existen condiciones para realizar elecciones, se requieren nuevas formas de participación y representación fuera del sistema actual, que corrompe tan pronto se entra en él.

Así lo advierte Omar García, normalista de Ayotzinapa, quien este jueves encabezó, junto con Eleucadio Ortega, padre del estudiante desaparecido Mauricio Ortega, una manifestación frente a la embajada del gobierno mexicano en Berlín para exigir la presentación con vida de sus 43 compañeros y agradecer el apoyo que ha recibido su causa de parte de la comunidad internacional.

En entrevista con Apro, García aseguró que la elección de representación a través de los partidos políticos ya no es una opción para la sociedad mexicana, toda vez que los intereses de la clase política, del partido que sea, no son los de la población.

Se necesita, aseguró, una participación directa y estructuras gubernamentales más amplias a las existentes.

“Viene un periodo electoral con el que no estamos de acuerdo. Creemos que al votar lo que hacemos es legitimar al sistema actual, integrado por los delincuentes de siempre, esos políticos que sólo son una clase parasitaria de vividores, gente que sólo vive del erario. Nosotros apostamos por algo más que el voto. Tenemos que organizarnos y buscar alternativas. Creemos, por ejemplo, que los consejos municipales funcionarían más que un simple gobernante que nombra como quiere a su equipo. Que sean varios los representantes que legislen y que dialoguen en la toma de decisiones y que sean más constructivos y más cercanos al pueblo”, explicó.

-¿La vía es una autogestión paralela a las instituciones?

-Si, como las comunitarias. No estamos con la política interestatal, fuera de ella también se puede hacer política. Se trata de participa en asuntos públicos sin necesidad de integrarse a un sistema que corrompe.

La desaparición el pasado 26 de septiembre de 2014 de 43 de sus compañeros de estudio de la Normal Rural de Ayotzinapa colocó circunstancialmente a Omar García a la cabeza del movimiento social que exige no sólo la aparición con vida de éstos, sino también un cambio social.

Este joven guerrerense tiene claro que para lograr eso no basta una nueva elección ni más “propaganda y chismorreo” político que sólo fomenta una toma de decisiones de forma vertical. Por ello, asegura, ya rechazó ofertas de puestos en partidos políticos en los que las decisiones las toman unos cuantos.

“A mí por ejemplo ya me ofrecieron un puesto en el Movimiento de Regeneración Nacional. ¿Para qué chingados quiero un puesto ahí si quienes van a determinar son unos cuantos de arriba?”, dice.

– ¿Cómo se protegen de ser utilizados políticamente?

– Simplemente decimos gracias por el ofrecimiento pero no es lo que estamos buscando. Si ni siquiera (como movimiento) hemos tratado de lucrar para nada con la imagen de nuestros 43 compañeros menos lo haríamos en un partido político. No.

Y al respecto, es radical en relación a cualquier partido político: “Su discurso (de Morena) es que nuestra figura serviría para unificar a los movimientos sociales o para atraer a esas corrientes al movimiento de Regeneración, lo que quiere decir realmente es que ellos no tienen verdadero contacto con la gente. Tienen contacto con otro tipo de bases de apoyo partidistas que sólo piensan en las urnas. Nosotros no vamos a hacer parte de ese juego”, asegura.

Desde el pasado 17 de abril y hasta el próximo 19 de mayo la Euro Caravana 43 -integrada por Omar García, Elecaudio Ortega y Román Hernández del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan- recorrerá 12 países europeos con la finalidad de tener encuentros con la sociedad civil para informar el estado del caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

“Queremos encontrarnos con la sociedad civil para informales que a pesar de que la exigencia de aparición con vida de los 43 estudiantes desaparecidos ya no aparezca en los medios de comunicación es vigente todavía y que hay un proceso de revisión de un grupo de expertos sobre la investigación realizada por la PGR”, explicó en breve entrevista Román Hernández.

El representante de Tlachinollan explicó que los encuentros con actores políticos en los distintos países que recorre la caravana quedaron excluidos, pues resulta más efectivo el intercambio con la sociedad civil, ya que ésta tiene más recursos para presionar e incidir en sus gobiernos.

“Como defensores de derechos humanos, estudiantes y padres de familia tenemos una interlocución más natural con la sociedad civil organizada. Con los gobiernos se ha complicado la relación porque hay muchos gobiernos, por ejemplo de la Unión Europea, que tienen muchos intereses económicos en México y que va a ser difícil que condenen las violaciones graves de derechos humanos que están ocurriendo actualmente.

“Pero pensamos que la sociedad civil de cada ciudad conoce directamente a sus gobierno y pueden asumir una responsabilidad para presionar a sus gobiernos para que exijan la vigencia plena de los derechos humanos”, señaló Hernández.

Durante la mañana, la Euro Caravana y cerca de un centenar de simpatizantes realizaron una manifestación frente a la embajada mexicana en Berlín. Como acto simbólico, los participantes soltaron 43 globos blancos en recuerdo de los estudiantes desaparecidos y exigieron al gobierno mexicano la presentación de éstos vivos.