La Gaviota, otra crisis para Peña

Peña y Rivera inician gira en Londres.
Foto: Presidencia

MÉXICO, D.F. (Apro).- La actriz con licencia de Televisa Angélica Rivera se ha convertido en uno de los flancos débiles del presidente. Su interpretación como primera dama le está causando más daño que beneficio a Peña Nieto.

El pacto inicial con Televisa para atraer votos a favor de Peña Nieto devino en crisis para el presidente. En apenas dos años, Angélica Rivera pasó a ser un problema.

Lo peor para Peña y la Presidencia de la República es que aún le quedan cuatro años ya no para guardar las formas del matrimonio, sino para evitar que escalen los actos públicos de frivolidad de Rivera y sus hijas. Han sido tan reiterados que parecen ser a propósito.

Los vestidos, los viajes, los maquillistas, las compras, las sesiones fotográficas, todo cuanto Angélica Rivera ha dejado ver han tenido un costo político para Peña.

El conflicto de interés que representó la llamada Casa Blanca demostró que la actriz de Televisa ya no le es útil a Peña Nieto. Al contrario, exacerbó los ánimos con el video que grabó para justificar la adquisición de la millonaria residencia.

Televisa tampoco pudo detener la indignación social por más que haya salido a decir que apoyó a su actriz para la compra de la casa de las Lomas.

Algo no está funcionado en la triada Peña-Televisa-Rivera que el propio conductor de la televisora, Carlos Loret de Mola, ha salido a cuestionar en su columna del periódico El Universal el comportamiento de su excompañera de trabajo como esposa del presidente (Una crisis llamada primera dama, jueves 23 de abril).

Horas después, la Presidencia de la República tomó la decisión de relegarla de su sitio oficial. El argumento es que se trata de una modificación temporal bajo el argumento de las restricciones en temporada electoral. Suena a excusa. Aunque ahora goza del erario, Rivera no es funcionaria pública y por tanto no le aplican las mismas restricciones de los funcionarios públicos.

Después de las elecciones se verá si la actriz regresa al lugar privilegiado de la página de la Presidencia como había estado, en el que aparecía a un lado de Peña Nieto. Para dar con ella, ahora hay que recurrir a buscadores.

No es la primera vez que un presidente de la República tiene que guardar la forma de su matrimonio. El más reciente fue Carlos Salinas. Tampoco, en que la esposa del presidente representa un conflicto. Marta Sahagún es el ejemplo inmediato.

Pero Angélica Rivera es un problema todavía mayor. Ausente de los asuntos públicos, es ajena a las actividades de interés social, pero goza de los beneficios del erario. Lo suyo es el espectáculo y tiene su propia poderosa red de relaciones e influencia.

Nadie esperaba que se convirtiera en una primera dama con iniciativa, pero tampoco en que fuera una crisis más de Peña Nieto y sus colaboradores más cercanos.

Twitter: @jorgecarrascoa