Denuncian construcción de puentes en área donde anidan aves en Holbox

 

CANCÚN, Q. Roo (apro).- Grupos ambientalistas denunciaron la construcción de puentes sobre una laguna de baja profundidad en un área de descanso y anidación de aves, en el poniente de la isla de Holbox.

De acuerdo con Carlos Martínez, de la organización Yo defiendo Holbox, la obra promovida por Isaac Vainer Girs, presidente de la constructora Grupo Sadasi, inició hace dos semanas sin consultar a los pobladores.

“Se trata de una nueva amenaza para el principal patrimonio de Holbox, su entorno natural”, subrayó.

Martínez aseguró que la edificación del puente, al que llamó “El andador del diablo”, avanza a paso acelerado e incluso ya se colocaron decenas de postes.

El andador, dijo, tiene una longitud de aproximadamente 50 metros y se ubica en una zona poco frecuentada por los turistas.

Esa infraestructura de madera implicará perturbar este pequeño hábitat de decenas de aves que terminarán siendo ahuyentadas, como ya ocurrió en otras zonas de la isla donde se han construido cabañas, agregó.

Luego de señalar que con esa obra “le están quitando un pedazo de la isla a las aves”, preguntó: “¿a quién beneficia? ¿Tiene el aval de la autoridad local de la isla?”. Por lo pronto, apuntó, “a  nosotros los holboxeños no nos preguntaron”.

Según información recabada por el empresario y ambientalista Eduardo Pacheco Cetina, no se trata de uno, sino de dos puentes, y el proyecto fue ingresado para su revisión a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Detalló que dicho proyecto consiste en un primer andador de madera dura de 49.41 metros de largo por 1.5 metros de ancho, y otro más de  50.24 metros de largo por  1.5 m de ancho, para unir dos predios al parecer propiedad de Isaac Vainer Girs, separados por una pequeña laguna y manglares.

Para el soporte de los andadores, sostuvo, “se colocarán postes de madera de zapote de 20 a 25 centímetros de diámetro por 3.5 metros  de largo a una distancia de tres metros”.

Pacheco Cetina destacó que el estudio realizado para la construcción de los andadores reconoce una serie de afectaciones ambientales. En primer lugar, dijo, establece que el predio donde se construirán “se ubica dentro del área natural protegida Yum Balam, con una categoría de Área de Protección de Flora y Fauna (APFF)” que aún no cuenta con plan de manejo.

Además, se trata de “un área importante para más de 30 especies de aves terrestres que migran por la ruta transgolfo, cruzando el océano desde Louisiana y el oeste de Florida, hasta el norte de la península de Yucatán”.

Y más: “Es el primer sitio de descanso en tierra firme al que llegan estas aves del neártico, y es crítico para estas especies el no disponer de hábitat para reabastecerse y así continuar su viaje hacia América del Sur o bien permanecer en la península durante el invierno”.

Tras subrayar que el proyecto no cuenta con el respaldo de los habitantes de Holbox, Pacheco Cetina anticipó que iniciarán acciones legales para detener la obra y, en su caso, retirar los postes que ya fueron colocados.