El gobierno no ha probado que Abarca tiene ligas con el narco: Pablo Gómez

Pablo Gómez en el Senado.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- El senador perredista Pablo Gómez señaló que la responsabilidad política de la postulación de José Luis Abarca como candidato a la alcaldía de Iguala, Guerrero, corresponde al PRD y a toda su militancia, y no a una sola persona.

En conferencia de prensa, el presidente de la Comisión Especial que elaboró el informe sobre la postulación del exfuncionario aclaró que el reporte no busca “establecer la verdad histórica”, sino que se trata de una contribución al análisis de lo que sucedió en el municipio guerrerense.

Incluso opinó que el exalcalde, señalado como presunto responsable de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, “es inocente mientras no se demuestre su culpabilidad”.

“Nosotros no tenemos problemas de que Abarca haya sido el homicida, el problema del Ministerio Público es que lo pueda probar. Yo lo doy por inocente mientras no se compruebe su culpabilidad, pero si es culpable, lo será”, indicó.

Según Gómez, el exalcalde se autoinculpó en la entrevista que sostuvo con él para elaborar el informe final, pues comentó que el 26 de septiembre de 2014, en medio de la balacera, como alcalde y, por tanto, jefe de la Policía Municipal que en ese momento estaba baleando a los estudiantes, habló con el secretario de Gobierno para preguntarle qué estaba sucediendo.

Además, destacó que el día de los hechos en Iguala, Abarca se escondió en su casa.

“Estamos diciendo que Abarca se inculpa porque nos dijo que ese día –26 de septiembre de 2014– se había ido a su casa, lo que está muy corroborado con testigos y con sus escoltas que comparecieron. Que tomó llamadas y habló por teléfono, y todo concuerda con la versión de Felipe Flores, secretario de Seguridad Pública. Que no habló más que con el secretario de Gobierno.

“Él evidentemente platica eso tratando de exculparse. Dice: ‘si yo no hice nada’, pero nosotros lo estamos viendo como una inculpación. ¿Por qué? Porque él era el jefe de la Policía. Dice que efectivamente le decían que había tiroteos y demás y que él no estaba armado ni podía hacerle frente a eso. Pero nosotros dijimos: los que estaban tirando eran los policías municipales, es decir, los subordinados de él”, agregó.

Gómez insistió que la declaración es una inculpación, y lamentó que la Procuraduría General de la República (PGR) y Jesús Murillo Karam, que personalmente hizo la investigación, no estén de acuerdo con eso.

“Él nos dijo que esto mismo que nos estaba diciendo a nosotros se lo había dicho a Murillo (el exprocurador). A Murillo en su cara”, sentenció.

El perredista señaló que para la Comisión Especial no había ningún indicio de que Abarca hubiera comprado la candidatura, como lo afirmó con anterioridad el mismo exfuncionario, al asegurar que le pagó a Jesús Zambrano, entonces dirigente del PRD, 2 millones de pesos.

Señaló que en la entrevista con Abarca, preso en el penal del Altiplano, Estado de México, estuvieron presentes los otros dos miembros de la comisión: Pablo Franco y Octavio Cortés. En el lugar, dijo, estaba una cámara de la Policía Federal y un camarógrafo al que le pidieron que se retirara. Los cuatro hablaron alrededor de dos horas y media.

La Comisión Especial del PRD llevó un cuestionario, pero Abarca no contestó todas las preguntas. Por ejemplo, hizo silencio cuando se le planteó que él era el presidente municipal y, por tanto, jefe de la Policía Municipal, y fueron elementos de esta agrupación policíaca quienes lanzaron balazos esa noche contra los estudiantes.

Tampoco quiso decir cuánto dinero había gastado en su campaña, supuestamente porque no se acordaba.

“Él no está acusado de los muchachos desaparecidos, de los muertos, ni de los heridos. Él está acusado por cosas ocurridas antes de la tragedia, lavado de dinero, operaciones de procedencia ilícita y delincuencia organizada”, agregó Gómez.

Y cuando ya estaba en prisión, apuntó, la Fiscalía estatal le declaró formal prisión por el crimen de cuatro personas, hace dos años.

El presidente de la Comisión Especial destacó que hasta ahora no se han probado los supuestos vínculos con el narcotráfico del exfuncionario y de su esposa María de los Ángeles Pineda, porque son cargos que no han sido demostrados por un tribunal.

“En opinión de la PGR, hasta el 31 de diciembre de 2010 la respuesta es negativa. Ellos (la PGR) hicieron una investigación que ocultaron. No la conocíamos y la conocimos recientemente, pero no fue informada la conclusión de esa investigación, y a la opinión pública mucho menos”.

De igual manera, aceptó que fue “mala idea” postular a Abarca como candidato, pero según perredistas de Guerrero que fueron entrevistados, dijo, el exalcalde garantizaba el triunfo al PRD en Iguala, entonces gobernado por el PRI. “Esa idea resultó ser falsa, era incorrecta, porque en lugar de dar votos se los quitó”, reconoció.

Por su parte, Pablo Franco destacó que el uso político de la información debe ayudar a encontrar la verdad histórica sobre la realidad del paradero de los normalistas de Ayotzinapa, y resaltó que no existe una averiguación previa abierta contra el exalcalde.

“El señor Abarca nos dijo a nosotros que durante la noche él no tuvo ni siquiera acceso a la información. Le llamaba a su secretario de Seguridad Pública y él le decía: ‘no sé nada’, le decía: ‘estoy pidiendo el apoyo del Ejército y los federales y me dicen que no pueden’. En su momento, a quien corresponda –que no es a la comisión– tendría que esclarecer la responsabilidad de los poderes públicos y, por supuesto, de los partidos políticos”, añadió.

Comentó que el exfuncionario preso les hizo notar que los delitos imputados en la actualidad tienen relación a conductas previas a la balacera contra los estudiantes de Ayotzinapa y la desaparición de 43 de ellos.

Además, rechazó sanciones contra los promotores de la candidatura de Abarca dentro del PRD, porque la comisión “no tiene atribuciones”. Eso es tarea de la Comisión Jurídica del partido, dijo.

“Nosotros no estamos para lavarle las manos a nadie, mucho menos a esta propia comisión y a la dirigencia nacional del PRD. Lo que está en el informe es una información que reconoce hechos, que les reporta los hechos a ustedes, al país, y no es exagerado decir al mundo. No le estamos lavando las manos a nadie”, afirmó.

Franco destacó que en el informe hay una crítica a la falta de atención de la dirigencia nacional del PRD, entonces a cargo de Jesús Zambrano, a las postulaciones en Guerrero.

“No acusamos a nadie de los Chuchos”

El también representante del PRD ante el INE rechazó que en el informe se haga referencia a todos los integrantes de Nueva Izquierda, aunque sí menciona a la corriente como tal.

Nueva Izquierda, apuntó, no fue responsable, porque quien invitó a Abarca a ser candidato fue su amigo Sebastián de la Rosa, de Nueva Izquierda-Coduc, subcorriente en Guerrero.

“Hay tres o cuatro grupos que se llaman Nueva Izquierda en el estado de Guerrero, algunos de los cuales no tuvieron nada que ver con lo de Abarca, y uno de ellos, que fue muy activo en la decisión, fue el que encabeza Sebastián de la Rosa, es solamente uno. Nosotros no acusamos a nadie de los Chuchos”.

Añadió: “En este caso no hubo participación de la exdirigencia nacional (…) Hasta donde nuestro conocimiento llegó, no hubo, y es criticable”.

Resaltó que la interpretación mediática sobre la responsabilidad de los Chuchos en la postulación de Abarca es incorrecta, porque en el informe no los menciona así, ya que su registro como corriente es Nueva Izquierda, y en el reporte aparece muchas veces, pero nunca sin su referencia, “Coduc”, porque en Guerrero hay tres o cuatro grupos llamados Nueva Izquierda.