Erick Daniel se impone en el Premio Manzanero

El compositor Erick Daniel Trejo Piña.
Foto: Especial

MÉRIDA, Yuc. (proceso.com.mx).- La Ciudad Blanca coronó la noche del viernes 15 de mayo a “Cuando todo el mundo calla”, del compositor Erick Daniel Trejo Piña, quien obtuvo unánime Primer Premio de la Canción Armando Manzanero entre vítores del pletórico Teatro Armando Manzanero local.

Conocida desde su pase a la semifinal como “Calla” en el Centro Cultural Roberto Cantoral de la Ciudad de México, esta canción fue catalogada ahora por un fan yucateco a la manera de “canción de propuesta, que no de protesta”.

El tumbao de Erick Daniel dejó un renglón abajo la canción femenina de la tapatía Montserrat Ibarra Cázares, “La inalcanzable” (número dos), escalando “El elegante” de Tomás Nomás al sorpresivo tercer lugar, ante el jovial foro que realzó la presencia del queridísimo autor de “Somos novios”.

La pieza “Cuando todo el mundo calla”, dedicada a los periodistas asesinados y desaparecidos en México sonó cual última del concurso ante público y jurado de una decena a elegir. Alex Lora (acompañado de Chela Lora) alzó su voz desde la mesa de los respetables jueces, junto a Aleks Syntek y otras luminarias (Reily Barba no pudo asistir y envió saludos a través de un video), señalando el líder del Tri a Erick Daniel:

“Tu rola es muy pegajosa, tiene mucha fuerza, hiciste una muy buena tirada con esa pelota, felicidades…”

Nacido en la capital mexicana pero sudcaliforniano de adopción, Erick Daniel expresó a Proceso:

“La verdad, traté de estar relajado hoy haciendo ejercicio (físico) para liberar tensión un ratito en Los Cabos (donde radica), y otro ratito en Mérida, entonces, ¿qué te puedo decir, hermano? Estoy emocionado hasta las lágrimas, ¡este es un sueño tremendamente hermoso!”

De signo astrológico Tauro y con su guitarra Yamaha transparente, Erick suspiró:

“Mira, vinieron mis papás, mis hermanos y mi sobrinito nuevo que tiene cuatro meses, ¡la adoración orita de toda la familia!”

–Ahora que ganó a pulso los 150 mil pesos del premio, ¿qué sigue?

–Mucho trabajo. Me invitaron a un curso de composición y quiero seguir en la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM). Quiero seguir trabajando bastante para seguir dando lata.

Un joven desde la entrada al teatro lanzó su comentario espontáneo, elogioso, al son de compromiso social versificado por Erick Daniel, y sin ser invitado por la conductora Rebeca de Alba, el nuevo fan yucateco votó a su favor la arenga en ecos de Carmen Aristegui y Ayotzinapa:

“¡No calles nunca, no callemos!”

Pasadas las diez de la noche, Luis Pérez Sabido, poeta y toda una institución enciclopédica de la música popular en esta región por ser autor del Diccionario de la canción Yucateca, celebró en camerinos a un asediado Erick Daniel, alabando:

“Me pareció extraordinario su tema. Considero que canciones como ésta son testimonios del siglo que estamos viviendo, del país que estamos viviendo y lo que estamos queriendo y sufriendo los mexicanos. ‘Cuando todo el mundo calla’ va a calar muy muy hondo por su contenido, además de la calidad y la maravillosa interpretación esta noche. Merecidísimo galardón.”

Más sorpresas

“Calla” atrapó igualmente al prestigiado tenor Fernando de la Mora (quien hoy domingo 16 cantará en un homenaje nocturnal a Armando Manzanero y la Trova Yucateca, con la bella figura italo-mexicana Filippa Giordano). Sentado en las primeras butacas, impecable saco de lino, y firmando autógrafos, dijo:

“Sin duda que ‘Calla’ ha sido la mejor en cuanto a que se trata de una pieza muy redonda armónica y temáticamente, la más profunda en cuanto a contenido. Coincido con el maestro Manzanero en que los concursos hacen sacar lo mejor de cada artista, y lo digo por mi experiencia en el bel canto.”

–¿Alguna pieza que le hubiera gustado como finalista, acaso la de Fidel Rivera interpretada por Ángela Miranda con El Mariachi Mérida, “Linda patria mexicana”?

–Hubo varias, pero… Personalmente me llamó la atención “La del Metro” (de Jesús Alberto Heredia), brillante enfoque, particular y auténtico acerca de los desencuentros amorosos en las grandes ciudades.

Pérez Sabido terció con De la Mora:

–En efecto, “La del Metro” le gustó a la gente aquí, yo esperaba le dieran el segundo o tercer lugar, pues pienso que posee bastante originalidad, muy buena letra y autenticidad musical.

Y Lora equiparó “La del Metro” a la única con influencia roquera en este Primer Concurso de la Canción Armando Manzanero. De la Mora enfatizó que está por sacar un CD con el gran músico. A su vez, Juan Pablo Manzanero, principal convocante del evento, respondió a este reportero:

“Pues mi padre, yo y todos los organizadores estamos contentos y muy honrados de todas las presencias en esta noche inolvidable, y esperamos que este premio en su honor crezca con los años porque creemos que es una plataforma padrísima para los jóvenes cantautores e intérpretes de México.”

–¿Considera justo el veredicto?

–Ya llegar a la final de entre más de tres mil 200 composiciones muestra que todas son ganadoras.

Cuando Rebeca de Alba anunció que el tercer lugar iba para el carismático Tomás Nomás con “El elegante” (versificación contrastante de corridos y eco de Chava Flores en La tertulia”), su cantautor manifestó inusitada satisfacción porque el premio “fue algo que no me esperaba”. Con la conductora sostuvo un diálogo inteligente, sencillo, aludiendo al éxito de “El elegante” con auto ironía:

“Será (que gané) por lo guapo (que soy). Me sale ser muy alegre, así nomás…”

Entre bambalinas, agregó a Proceso satisfecho, rodeado de su familia:

“No, pus sinceramente no me esperaba ganar el tercer lugar porque vi que estaba muy competido el concurso… Pero me dije yo antes de salir al escenario: ‘Bueno, vine a cantar, a entregarme al público, vine a contarles una historia que me indigna en este país…’

“Con eso me daba por bien servido y punto. Me concentré en esa idea antes de cantar mi canción. Cuando dijeron ya que ‘El elegante’ ganaba, dije: ‘¡Ay, wey!, ¡pues si ése soy yo…! La neta me dio un resto de gusto; pero yo siempre le dije a Erick que él era mi gallo.”

Aleks Syntek equiparó “El elegante” con Rubén Blades (de “Pedro Navaja”). Narra cómo los pobres son víctimas de las injusticias y llenan las prisiones de nuestro país, mientras los rateros ricos siguen haciendo de las suyas, en libertad. Con un gabán confeccionado tipo larga jerga (“fina, virgen, que me la hizo un amigo sastre”) y sombrero pachuco, Tomás Nomás se llevó la simpatía de las familias meridanas entre aclamaciones.

Juntito, compartía parabienes la desenfadada Montserrat, vestida lustrosamente a la moda grupera, con sombrero tejano y botas de rojo intenso (“yo diseñé mi ropa con mi mamá, pero las botas sí fueron un obsequio de Los Potrillos, de Guadalajara, Jalisco”), apuntando:

“La verdad yo tampoco creí iba a ganar el segundo lugar, porque no a mucha gente le encanta el género banda, para empezar. Y a otra mucha sí, pero más al norte del país, no particularmente en Mérida. Yo estoy que no me la creo… De hecho, en los ensayos estábamos diciendo ¿quién ganará? Todos estaban muy bien y como Tomás, mi favorito era Erick’. Muy reñida final.”

La ensoñación de la creadora de “La inalcanzable” (“no es feminista, es femenina”, interpretada con tambora sinaloense sobre el derecho de las mujeres al amor y rechazo a maltratos por hombres prepotentes), enfila rumbo a “llegar muy alto en la música; pero realmente transmitiendo lo que soy, cómo soy, para que la gente se enamore de mi trabajo y de mis sentimientos”.

Crisol de la Trova Yucateca

(A continuación, reproducimos para nuestros lectores un fragmento del texto con el título 135 Años de Trova Yucateca que Luis Pérez Sabido entregó a Proceso, mismo que leerá el también compositor durante la velada hoy sábado 16 de mayo,)

El maestro Armando Manzanero nos ha pedido hablar esta noche de la trova yucateca.

El tema resulta muy oportuno porque este 2015 se cumplen 135 años de haberse escrito la primera canción de nuestra trova, “Despedida”, compuesta por Cirilo Baqueiro Preve, “Chan Cil”, a quien se considera “El Padre de la Canción Yucateca”, con versos del ilustre poeta y dramaturgo José Peón Contreras, cuyo nombre lleva el teatro más antiguo de Mérida.

La belleza de la canción yucateca se sustenta en la calidad de su letra, escrita en verso por los más grandes poetas de esta tierra y de otras latitudes, y por la calidad de la música –dulce y penetrante—compuesta por una pléyade de trovadores yucatecos, para ser cantada en serenatas frente al balcón de la mujer amada. Y, también, porque se sustenta en diez géneros musicales de variado ritmo, como son: la habanera, la guaracha, la clave, el bolero, el bambuco, la danza, la clave-bolero, la jarana y la evocación maya.

En 1895, el propio “Chan Cil” compuso la más famosa guaracha costumbrista yucateca, “La mestiza”, que fue estrenada en el antiguo Teatro Peón Contreras, antecedente del actual, por la tiple cubana Amadita Morales, ataviada con el terno regional de la mujer yucateca, como parte de la revista musical “Mérida al vuelo”.

En 1908, en la ciudad de Progreso se escribió la primera clave yucateca, “Penumbra”, llamada también “La noche llegó”, cuyos autores fueron el poeta porteño Rodrigo Millán Heredia y el trovador Antonio Serrano Sabido, nacido en Tixkokob. Esta clave gustó tanto a los trovadores colombianos Pelón y Marín, que ese año actuaron en Mérida y Progreso, la incluyeron en su repertorio y la cantaron exitosamente en los países que visitaron después.

Un año después, en 1909, el compositor cubano Luis Casas Romero creó en La Habana el género de la criolla, que guarda gran semejanza con nuestra clave.

En 1918, se escribió en Yucatán el primer bolero mexicano, “Madrigal”. El autor de la letra fue el periodista Carlos R. Menéndez González, fundador del Diario de Yucatán, y el de la música, el trovador Enrique Galaz Chacón, nacido en Hunucmá.

En 1920, Ricardo Palmerín compuso el primer bambuco yucateco, “El rosal enfermo”, con versos del poeta canario Lázaro Sánchez Pinto. El poema había salido publicado ese mismo año en la revista Raza, que se editaba en Mérida.

En 1923, se compuso la danza “Peregrina”, que enmarcó el trágico romance del gobernador Felipe Carrillo Puerto y la periodista norteamericana Alma Reed. Los versos los escribió el poeta Luis Rosado Vega, a solicitud de Carrillo Puerto y la música el trovador Ricardo Palmerín, nacido en la ciudad de Tekax.

En 1928, se escribió la primera clave-bolero yucateca, “El pájaro azul”, con versos del profesor Manuel Díaz Massa y música de Pepe Domínguez, nacido en Dzidzantún. Este género había nacido en Cuba en 1911.

En 1929, se escribió la primera canción jarana, “Aires del Mayab”, con letra del poeta Carlos Duarte Moreno y música del compositor Pepe Domínguez. Fue compuesta en la isla de Cuba y se estrenó en el Teatro Campoamor de la Habana,  el 22 de octubre de ese año. Diez años después, en 1939, se incorporó el repertorio de los mariachis de la Ciudad de México con el nombre de Los Aires. En la actualidad, forma parte del repertorio d los mejores mariachis del mundo.

En 1931, el poeta y ensayista Antonio Mediz Bolio propuso al compositor Guty Cárdenas escribir un tipo de canción en el que se evocase la grandeza de la raza cósmica maya.

Así nació “El Caminante del Mayab”, que fue estrenada por su autor en una multitudinaria audición dominical del bosque de Chapultepec.