Exigen a Castillo sancionar a funcionario que agredió a corresponsal de ‘Proceso’

Alfredo Castillo recorrió hoy las instalaciones del CNAR junto a su director Jesús Ramón Camacho Domínguez y Valentín Yáñez, subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- Las redes nacionales de Periodistas y de Derechos Humanos exigieron hoy al titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo Cervantes, que se deslinden responsabilidades por la agresión que sufrió la corresponsal de Proceso en Guanajuato, Verónica Espinosa, por parte del presidente de la Federación Mexicana de Esgrima, Jorge Castro Rea.

En un comunicado, ambas agrupaciones pidieron al funcionario deportivo que, en el ámbito de su competencia, sancione la agresión contra la reportera y “tome las acciones necesarias para evitar la repetición de hechos como el ocurrido el pasado 4 de mayo”

Ese día se llevaba a cabo el Campeonato Nacional de Esgrima en la ciudad de León, Guanajuato, cuando Espinosa se acercó a Castro Rea para solicitarle una entrevista, pero en respuesta el directivo le arrebató a la periodista, borró algunas imágenes y la agredió verbalmente frente a numerosos testigos, hechos por los que la ofendida presentó una queja en el área de derechos humanos de Guanajuato.

Las redes de Periodistas y de Derechos Humanos recordaron que la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) establece que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión”.

De acuerdo con el Programa de Libertad de Expresión de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), de 2002 a 2013 hubo 184 casos de violencia contra mujeres periodistas y además se documentó que los principales tipos de violencia son: psicológica, por medio de amenazas vía telefónica y en redes sociales, y física, por medio de empujones, jaloneos, golpes y sometimiento.