Consultora omite escándalo de corrupción de OHL en México

MADRID (apro).- La empresa constructora OHL puso este miércoles en conocimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de este país el informe de la consultora Ernst & Young en el que omite cualquier pronunciamiento sobre el escándalo en el que está envuelta la filial mexicana de dicha empresa, luego de difundirse grabaciones sobre un posible acto de corrupción con autoridades del Estado de México.

Sin embargo, OHL asegura sobre este informe que la consultora contratada en el seno de la “investigación iniciada por la comisión de auditoría, cumplimiento y responsabilidad social de OHL”, finalizó su informe “corroborando que su filial mexicana OHL México, S.A.B. de C.V. ha cumplido bien y fielmente los términos y condiciones del título de concesión del Viaducto de Bicentenario de México”.

Ernst & Young aclara en el resumen ejecutivo presentado que “este proceso no ha finalizado por lo que no hemos realizado una revisión del mismo”, el cual sí valida la revisión tarifaria de 2011.

La contratación de la consultora independiente, que no entra al meollo del asunto, fue la respuesta que la propia compañía dio ante la difusión de las grabaciones que ponían en evidencia sospechas de corrupción.

Una de las medidas fue aceptar la dimisión del consejero de OHL para México Pablo Walletin y del secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena Vargas, por la supuesta connivencia para beneficiar a la empresa que preside Juan Miguel Villar Mir.

En las siete cuartillas que OHL presentó hoy ante la CNMV como hecho relevante —a las que tuvo acceso Apro—, Ernst & Young no hace referencia alguna a este escándalo ni a la difusión pública de los audios.

Parte de la prensa española ha dado por hecho la versión de OHL y titula sus informaciones como que no existen irregularidades en la concesión de la compañía en México. Aunque hay excepciones: El diario El País sí publica esta tarde en su sitio de internet la precisión de que el informe de E&Y no entra en el fondo del asunto sobre el escándalo conocido por dichos audios.

El gobierno del Estado de México, encabezado por Eruviel Ávila, dio a conocer en días pasados que pidió un informe a PriceWaterHouse (PWC) y a KPMG, que son calificadoras internacionales.

Lo que no aclara este informe ejecutivo es si el documento completo aborda el tema de los audios.

En la información divulgada hoy, la consultora sostiene que tras el análisis económico de la concesión se concluye que el reequilibrio tarifario de la concesión del Viaducto Bicentenario autorizado por el gobierno del Estado de México en 2011 es válido. Este reequilibrio produjo una subida en los peajes en 2013.

Según fuentes de OHL consultadas por El País, la razón que no se incluye el tema del escándalo, es que “nunca podría auditarse algo que no existe ni se ha planteado en términos deducibles de unas conversaciones que OHL México mantiene como manipuladas”.

“Tampoco puede pronunciarse la auditoría sobre una intervención fraudulenta de las comunicaciones privadas de OHL México, que previa manipulación fueron difundidas a través de una red social” y añade que la filial mexicana de la compañía investiga cuanto antes “sus sospechas de quien ha realizado un delito muy penalizado en México como es intervenir comunicaciones privadas para, una vez manipuladas a través de un montaje, viralizarlo en una red social”.