Pese a escándalo de corrupción, OHL busca participar en nuevo aeropuerto

La Torre Espacio, sede de OHL en Madrid.
Foto: OHL

MADRID, (proceso.com.mx).- El presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, confirmó este jueves el interés de su compañía en participar en la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el mayor proyecto de infraestructura propuesto por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Según un cable informativo de la agencia de noticias EFE, Villar Mir aclaró que hasta el momento su compañía no ha conformado algún consorcio para pujar por el mayor proyecto de infraestructura del país, que está presupuestado en más de 9 mil millones de dólares (8,240 millones de euros).

Este proyecto de la nueva terminal aérea redundará en un incremento del tráfico de su autopista de concesión Circuito Exterior Mexiquense (Conmex), de 110 kilómetros de longitud y que recorre 18 municipios del Estado de México, señala la información.

Las declaraciones de Villar Mir a EFE se hicieron públicas un día después de que OHL presentara ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un informe encargado a Ernst & Young en el que hace un análisis económico de la concesión del Viaducto Bicentenario y concluye que el reequilibrio tarifario aprobado por el gobierno del Estado de México en 2011 es válido.

Sin embargo, E&Y no se pronunció en torno al escándalo en el que está envuelta la filial mexicana de OHL, al difundirse en días pasados unas grabaciones sobre un posible acto de corrupción.

Sin embargo, OHL asegura sobre este informe que la consultora contratada en el seno de la “investigación iniciada por la comisión de auditoría, cumplimiento y responsabilidad social de OHL”, finalizó su informe “corroborando que su filial mexicana OHL México, S.A.B. de C.V. ha cumplido bien y fielmente los términos y condiciones del título de concesión del Viaducto de Bicentenario de México”.

La información difundida hoy recuerda que los encargados del diseño del nuevo aeropuerto son el laureado arquitecto británico Norman Foster y el mexicano Fernando Romero, aunque se espera que sea hasta la primera mitad de 2016 cuando salga a licitación la construcción de dicha terminal aérea.

También señala que Fernando Romero es el fundador y director del despacho de arquitectura FR-EE, así como yerno del multimillonario mexicano Carlos Slim, uno de los empresarios interesados en el proyecto, igual que la hispana Ferrovial y grupos chinos.

Este proyecto estrella del mandato de Peña Nieto se edificará en un terreno aledaño al actual aeropuerto Benito Juárez.

Será la mayor obra de infraestructura de los últimos años en México y uno de los mayores de Latinoamérica. Contará con seis pistas y permitirá el tránsito de 120 millones de pasajeros anuales.

El gobierno mexicano prevé invertir en la nueva terminal aérea 9,167 millones de dólares (8,240 millones de euros), según se desprende del informe gubernamental sobre el segundo año de mandato de Peña Nieto.

El diario español Expansión, especializado en temas económicos, también publica una entrevista con el presidente de la compañía, Juan Miguel Villar Mir, en la que denuncia “una campaña de calumnias y falsedades contra OHL México que vamos a perseguir civil y penalmente”.

Esta publicación refiere ampliamente a la polémica surgida hace dos semanas, cuando se hicieron públicas unas conversaciones de los directivos de OHL México en el que hablan de un presunto plan oculto para cobrar de más por unas obras aún no realizadas en el Viaducto Bicentenario.