Se deteriora salud de José Manuel Mireles, alerta su familia

José Manuel Mireles, exvocero de las autodefensas.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- La salud del exdirigente de las autodefensas de Michoacán, José Manuel Mireles Valverde, preso en el penal de Hermosillo, Sonora desde el 30 de junio del año pasado, se deteriora cada vez más e incluso se encuentra en silla de ruedas por la inflamación de una hernia en la columna vertebral.

Así lo informaron la esposa y la hija del acusado, Ana Valencia y Briana, respectivamente, quienes demandaron al gobierno federal que permita la salida de Mireles del penal para que pueda someterse a una operación urgente.

De acuerdo con Briana, el sábado 23 visitó a su padre en el penal y lo encontró postrado en una silla de ruedas, visiblemente decaído, con suero y antibiótico suministrado en las venas.

Vía telefónica confirmó que el fundador y exvocero de las autodefensas de Tierra Caliente –quien enfrenta cargos por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, así como delitos contra la salud– sufrió una inflamación de un disco de la vértebra, luego de lastimarse al cargar algunos objetos pesados.

Por su parte, Ana Valencia manifestó que probablemente las lesiones que tienen prácticamente postrado a Mireles son consecuencia del accidente aéreo que sufrió el 4 de enero de 2014, y urgió a las autoridades a que permitan el acceso de un médico ajeno al penal, con el fin de que haga un diagnóstico.

La familia denunció que la salud de Mireles Valverde se ha deteriorado por falta de atención médica y el suministro adecuado de insulina para seguir su tratamiento de diabetes.

“Vi a mi padre muy desesperado. Me dijo que no se explica cómo es que dejaron libre a Rodrigo Vallejo, el hijo del exgobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, con una fianza de 7 mil pesos, cuando los cargos eran de complicidad con Los Caballeros Templarios, y a él lo siguen manteniendo en la cárcel sin pruebas de los cargos que le imputan”, explico Briana.

Añadió: “Me dijo que de acuerdo a la ley ya podría salir de manera condicional o por lo menos que fuera trasladado a Guadalajara para que su familia lo viera de manera fácil. Lo que nosotros queremos es que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos actúe y permita la entrada de un médico para que lo revisen y luego lo operen de urgencia en un hospital”.

Informó que han solicitado varios amparos y la mayoría han sido admitidos. De acuerdo con los abogados, agregó, su padre ya podría salir libre, pero eso –apuntó– sólo podría pasar hasta después de las elecciones del próximo 7 de junio, porque a Mireles el gobierno lo ve como un peligro.

Ana Valencia denunció que las nuevas autoridades del penal han restringido las visitas que se hacían cada 40 días. Incluso no habían permitido que Briana viera a su padre, pese a que se presentaba en los días permitidos.

“Ponen todos los pretextos para que no lo podamos ver. De última hora dicen que cambiaron las fechas de visita e incluso han dicho que no podemos pasar porque llevamos unos zapatos que supuestamente no están permitidos. Siempre están poniendo pretextos”, subrayó la esposa de Mireles.

El pasado viernes 22, el exvocero de las autodefensas de Michoacán presentó un escrito al magistrado del Primer Tribunal Unitario del Décimo Primer Circuito para solicitar que se respete su derecho a recibir visitas, ya que desde hace casi un año las autoridades penitenciarias se lo han negado.

“Por este conducto me permito molestarlo de sus múltiples ocupaciones para solicitarle su ayuda para poder tener las visitas de confianza que todo preso en proceso tiene derecho, pues desde hace 10 meses y medio me tienen bloqueado totalmente en cuanto a que le niegan la entrada a verme a toda persona que solicita para tratar asuntos de mi cautiverio (…)”, escribió.

De acuerdo con información difundida por el diario Zeta, la petición del Mireles ocurrió durante una diligencia vía exhorto en la que le fue entregada una copia certificada del acuerdo que le notificaba del recurso de revisión interpuesto por el Ministerio Público de la Federación en contra del amparo concedido por el Primer Tribunal Unitario –con residencia en Morelia– en abril pasado.

Autoridades judiciales con sede en Hermosillo remitieron al tribunal de Morelia el exhorto diligenciado y anexaron el documento entregado por el quejoso.

El magistrado amparista ordenó dar vista del hecho al juez Quinto de Distrito en el estado de Michoacán, quien sigue la causa penal 137/2014 a Mireles Valverde.