HRW exige investigación independiente por matanza en Ecuandureo

Los cuerpos de presuntos delincuentes abatidos durante el enfrentamiento en Ecuandureo, Michoacán.
Foto: AP

WASHINGTON, (proceso.com.mx).- La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) exhortó al gobierno de Enrique Pena Nieto a que expertos independientes realicen una investigación sobre el presunto enfrentamiento entre policías federales y civiles ocurrido el pasado 22 de mayo en Ecuandureo, Michoacán.

“Convocar a expertos independientes es clave para obtener un resultado creíble”, indicó HRW en un comunicado en relación al supuesto enfrentamiento en que murieron 42 civiles y un policía federal.

HRW pide al gobierno federal efectuar una investigación “exhaustiva e imparcial” sobre las circunstancias alrededor del caso del supuesto enfrentamiento entre integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación, y elementos de la Policía Federal.

“Que 42 civiles hayan muerto y que las fuerzas de seguridad hayan sufrido una sola baja genera serias dudas sobre el uso de la fuerza proporcional”, destaca en su comunicado HRW.

La falta de credibilidad en el gobierno de Pena Nieto es razón suficiente para que expertos independientes investiguen lo ocurrido en Michoacán, insistió la organización.

“Debido a los pésimos antecedentes en materia de derechos humanos de las fuerzas de seguridad mexicanas, es crucial que se lleve a cabo un investigación rigurosa y transparente para determinar si efectivamente el empleo de la fuerza fue proporcional durante el enfrentamiento y si se produjeron ejecuciones extrajudiciales”, enfatiza Daniel Wilkinson, director gerente para las Américas de HRW.

A la Procuraduría General de la Republica (PGR), Wilkinson pide investigar sin demora ni negligencia lo ocurrido en Michoacán, tomando en cuenta el antecedente de la masacre de civiles en Tlatlaya, Estado de México, en junio del año pasado, donde la versión oficial se derrumbó ante las evidencias que arrojaron las investigaciones independientes.

HRW agrega que según familiares de los civiles muertos en Tanhuato, “uno de los cuerpos tenía un tiro en la parte superior de la cabeza, otro presentaba golpes en el rostro y había perdido un ojo, y un tercero tenía la dentadura hundida hacia adentro”.

Además de que de acuerdo con el relato de vecinos del rancho donde ocurrió el enfrentamiento, la mayoría de los disparos los efectuó la Policía Federal desde un helicóptero.

“Para no repetir el fiasco de la investigación sobre el caso Tlatlaya, la PGR debería convocar inmediatamente a expertos forenses independientes y rigurosos que puedan otorgarle credibilidad a su investigación sobre los asesinatos ”, remató Wilkinson.