El brillo en la negrura de sobrevivir, arte situacionista de Katia Tirado

Katia Tirado en El Cubo del Cenart.
Foto: Tomada de Facebook

MÉXICO, D.F. (apro).- El Centro Nacional de las Artes fue escenario del “Encuentro Internacional Poética de la Acción”, dedicado al performance, un suceso inédito en 20 años en ese complejo de escuelas y foros.

El arte situacionista de la actriz y performer Katia Tirado estuvo dispuesta en El Cubo –un espacio arrinconado a cielo abierto que se encuentra entre el Aula Magna José Vasconcelos y la fuente de mosaicos de Vicente Rojo–, donde instaló un sistema de traducción que ella misma explica:

“Este performance hace una recolección de historias personales que se ofrecen a la traducción plástica de tatuadores, quienes las convierten en imágenes sobre piel de animal muerto. Con ellas se va tejiendo una quilt o colcha de parches que finalmente es frita para hacer chicharrón tatuado como alimento de todos.

“Es un ritual cívico de colección y consumo de recuerdos traducidos y representados por el tatuador para convertirlos en una imagen antropofágica”.

Al llegar al recinto, brillaba un mosaico de parches que, sin eclipsar, dio presencia al personal de vigilancia y mantenimiento.

Todo el proceso se llevó a cabo en vivo a lo largo de cinco horas. Tirado narró a los tatuadores Victoria Martínez y Adrián Velicu las historias subterráneas de policías y personal de mantenimiento del Cenart: las señoras Ana María, Georgina, Sandra Isabel y Teresa, y los señores José Luis, Raúl y René.

Victoria y Adrián realizaban las grafías con los materiales que tenían dispuestos en las mesas –tinta vegetal, cortes de piel industrial de puerco, electricidad—y devolvían a Tirado las microhistorias en formato de tatuaje sobre parche, que ella iba uniendo con hilo grueso y aguja en una mampara para que terminaran de secar.

No llegaron a freír la colcha ni mucho menos a su ingestión, porque las lluvias de mayo intensificadas por el huracán Andrés lo impidieron.

Una de sus bases para realizar la pieza es Xipetótec que en infinitivo náhuatl significa pelar, y es figura de la regeneración en la cultura mixteca. De alguna manera Tirado, al hacer acopio de memorias y montar una historiografía con ellas, renueva el archivo simbólico de las fuentes humanas fidedignas.

Cuando se le comenta sobre el material de carne de animal al crudo, dice estar consciente de que esa elección puede resultar irritante en una cultura ecológica actual de fuerte divulgación, pero sostiene a la par que existe una industria depredadora en otros niveles, y tal depredación oculta en políticas concretas es la que a ella le interesa. De ahí que el performance ponga énfasis en la memoria para volverla símbolo.

Tirado presentó “El brillo en la negrura de sobrevivir” en The Malta Theatre Festival que Polonia dedicó el año pasado a Latinoamérica. También la realizó en el Centro Histórico de esta ciudad durante la marcha del 5 de noviembre por los 43 normalistas desaparecidos, y dentro de este encuentro en el Cenart organizado por el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral Rodolfo Usigli (CITRU).