Corrupción en FIFA alcanza a los mundiales de Francia y Sudáfrica… y a televisoras

El exsecretario general de la Concacaf y exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, Chuck Blazer.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- En su declaración ante un juez federal de Estados Unidos, el exsecretario general de la Concacaf y exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, Chuck Blazer, reconoció haber recibido sobornos para que Francia y Sudáfrica obtuvieran la sede de los mundiales de futbol de 1998 y 2010, así como para la venta de los derechos de transmisión de televisión de las ediciones de la Copa Oro que se realizaron entre 1991 y 2003.

El Departamento de Justicia estadunidense dio a conocer el testimonio de Blazer, quien se declaró culpable de varios delitos, entre ellos de participar en el crimen organizado.

“Yo y otros miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA aceptamos sobornos en conjunto con la Selección de Sudáfrica como anfitriona de la Copa del Mundo de 2010. Acordé con otras personas, alrededor de 1992, aceptar un soborno en conjunto con la selección del país anfitrión (Francia) para la Copa del Mundo de 1998”, confesó Blazer.

La investigación del FBI sobre la corrupción y sobornos de altos jerarcas de la FIFA también incluye revisar si fueron otorgadas las sedes de los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Qatar, aseguró un funcionario estadunidense.

Ambos países niegan que hayan existido irregularidades en el otorgamiento de las sedes.

“Es muy difícil para algunos digerir que un país árabe islámico organice este torneo, como si no estuviera bien que lo hiciera un Estado árabe. Creo que es por los prejuicios y el racismo por lo que existe esta campaña agresiva contra Qatar, justificó el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Khaled al-Attiyah.

La asignación de esta sede sorprendió a muchos, pues Qatar no es un país con tradición futbolística, amén de que las temperaturas en verano superan los 40 grados, lo que supone condiciones climatológicas difíciles para los futbolistas.

Estados Unidos fue uno de los países participantes para tratar de obtener la sede del Mundial 2022. No haber sido elegido ocasionó una gran molestia en ese país.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, aseguró que Rusia continúa, de la mano de FIFA, con los preparativos para el Mundial 2018.

Los dirigentes del futbol ruso fueron los primeros en protestar por las investigaciones del FBI, pues las consideran un acoso y persecución a los altos directivos del organismo internacional.

Una nota publicada este miércoles por el diario inglés The Guardian deja ver que las investigaciones que se realizan también van dirigidas contra dirigentes del futbol de países europeos.

“Marruecos perdió contra Francia en la carrera para organizar el Mundial de 1998, lo cual desacredita las teorías de que el escándalo de la FIFA es un complot para desacreditar a los poderes no europeos. Sudáfrica venció las candidaturas de Marruecos y Egipto. Marruecos actualmente perdió en sus intentos por organizar el Mundial en 1994, 1998, 2006 y 2010”, publicó The Guardian en su portal de Internet.

El FBI también está investigando la gestión del ahora expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien ayer anunció su renuncia unas horas antes de que se revelara que Estados Unidos lo tiene en la mira.

En la prensa europea ha trascendido que los asesores de Blatter le recomendaron renunciar. También han publicado que tanto las investigaciones, como la inquietud que el escándalo despertó en los patrocinadores y la presión de la UEFA son las razones que orillaron al dirigente a separarse del cargo.