A los habitantes del DF “no les importa nuestro dolor”: madre de normalista

Familiares de los 43 denuncian campaña de acoso.
Foto: Raúl Pérez

MÉXICO, DF, (apro).- Berta Nava Martínez, madre del estudiante normalista Julio César Ramírez Nava, asesinado por policías municipales de Iguala la noche del 26 de septiembre, consideró que a los habitantes de la Ciudad de México “no les importa lo que nos pase, no les importa nuestro dolor, porque a ellos no les ha tocado, no les han matado a un familiar, no les han desaparecido a un hijo”.

En entrevista con Apro este viernes, la mujer aseveró que en Guerrero los normalistas y los familiares se encuentran cercados por policías federales, granaderos y militares. “El gobierno nos está dando, hay apoyo por parte de las comunidades, pero (las autoridades) tienen las armas, y nosotros como pobres no tenemos nada”.

“Está tremendo por donde lo veas: en Oaxaca, en Tlapa, en Chilpa, no sé bien los nombres, pero por donde quieras la policía está amenazando a los que protestan y el (Instituto Nacional Electoral) dijo que habrá antimotines en las casillas para que no vaya uno a quitar las urnas”, argumentó.

Insistió: “El voto no nos ayuda nada. No podemos decir nada porque dicen que ‘es malo que digas esto o el otro’, no puedes decir nada en contra del gobierno’”, y agregó:

“Tenemos que hablar y defendernos. Peña Nieto no es nuestro Dios: es nuestro presidente. Y así como votamos por él lo podemos quitar. Que no se sienta la gran cosa porque sin nosotros, sin su pueblo, no es nada. Nosotros su pueblo somos los que mandamos”.

Berta Nava Martínez se trasladó hoy al Distrito Federal, junto con otros padres de normalistas desaparecidos, para denunciar la represión policiaca y militar durante el enfrentamiento registrado el miércoles pasado entre normalistas y autoridades sobre la carretera Chilpancingo-Tixtla, así como para reiterar su llamado al boicot electoral.

“Además de los 43, tienen que acordarse de cuatro más: tres están bajo tierra y uno está en una cama tirado, tiene muerte cerebral. Se tienen que acordar de ellos, es lo único que les pido”, imploró la mujer.

María Inés Abraján, tía de Adán Abraján de la Cruz, insistió en que no permitirán que el proceso electoral se lleve a cabo en Guerrero y urgió a los mexicanos que se unieran en su lucha.

“Nosotros como padres de familia pedimos este apoyo a la ciudadanía, y pedimos que no nos vea como delincuentes, porque andamos luchando por nuestros hijos, si fuera uno de los suyos sería lo mismo”, aclaró la mujer, al precisar que “a veces creen que somos vándalos, pero no podemos vivir así, en este país engañado por este gobierno corrupto”.

Luego pidió a la ciudadanía “abrir los ojos” y no permitir la compra del voto, ya que “no les darán nada a cambio”; más bien, advirtió, “ese voto va a ser su muerte”.

Por la mañana, las familiares de los normalistas dieron una conferencia de prensa en el campamento instalado sobre la banqueta frente a la Procuraduría General de la República (PGR) en apoyo a los desaparecidos y presos políticos en el país, junto con Abraham Franco, el padre de una niña fallecida hace seis años durante el incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora.

Franco apuntó con su índice hacia el imponente edificio de la PGR y acotó. “Esto para mí no representa nada, sólo la corrupción”.

Enseguida recordó que, a lo largo de seis años de desesperación, seis procuradores conocieron del caso pero ninguno dio avances al proceso judicial.

“No les creo nada, perdieron su oportunidad de brindar justicia”, insistió el padre, al reiterar el repudio ante la presunta contratación de una empresa inglesa para realizar nuevos peritajes.

“Es absurdo pensar en un peritaje eficiente seis años después de lo ocurrido en un lugar que ha sido adulterado por mucha gente”, lamentó.

“Curiosamente la PGR hace nuevos anuncios unos días antes del aniversario de la tragedia”, declaró con amargura.

En cuanto al proceso electoral en su estado, Sonora, recordó que en 2009 la ahora candidata priista Claudia Pavlovich envió cartas al juez primero de distrito en las que avalaba la honorabilidad de los dueños de la guardería ABC.

“Si no unimos las luchas, va a venir un momento en que cada mexicano va a ser alcanzado por la delincuencia organizada, por la impunidad y la corrupción”, afirmó Franco.

Al concluir la rueda de prensa, un integrante del campamiento señaló que durante la mañana un enfrentamiento entre normalistas y autoridades en Tlapa, Guerrero, dejó un saldo de diez lesionados, mientras en Veracruz un comando agredió de manera muy violenta a ocho estudiantes de la Universidad Veracruzana.

“Cerradas”, las puertas de la ONU

En paralelo a la conferencia de prensa, un pequeño grupo de apoyo acompañó a dos madres de normalistas de Ayotzinapa a las instalaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la capital, localizadas en Polanco, con el fin de entregar un documento.

Ahí, empleados del organismo internacional les redirigieron hacia la sede del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Al llegar frente al edificio, se les dijo que en ese momento no había nadie en el inmueble que pudiera atenderlas.