Liberan “bajo reservas de ley” a estudiantes de la BUAP

PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- La Procuraduría de Justicia de Puebla dejó en libertad a los siete estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) que detuvo el viernes acusados de haber participado en los ataques con explosivos a edificios públicos cometidos el 27 de marzo y el 1 de junio en esta ciudad.

En un comunicado, la dependencia señala, sin embargo, que los jóvenes fueron liberados bajo reservas de ley luego de que la averiguación previa se encuentra aún en integración y se continúan las investigaciones sobre los hechos vandálicos.

“Las siete personas que rindieron su declaración ante la autoridad ministerial, se retiraron con las reservas de ley, considerando que la averiguación previa está en integración  y tomando en cuenta que no hay flagrancia”, reconoce la dependencia.

Hasta ahora, la Procuraduría no ha presentado los elementos o pruebas con los que cuenta para vincular a los jóvenes con los ataques con explosivos y se ha limitado a asegurar que se basa en reportes de “inteligencia”.

No obstante, la madrugada del viernes, policías ministeriales allanaron distintas viviendas sin orden judicial, para llevarse detenidos a los siete estudiantes, someter a las familias y asegurar computadoras, celulares, volantes y mantas que utilizaban en su participación como activistas sociales.

Los jóvenes que estaban detenidos son Ana Rosa Zilli Colorado y Dulce Carolina Parra Escalona, de la Facultad de Medicina; Carlos Arafat Rosas Villegas, Juan Carlos Tepde Ixtacua, Axel Jiménez Morillo, Shariff Guerrero Contreras y Erick López Cruz, de la Facultad de Sociología.

Ayer por la tarde, funcionarios de la Procuraduría habían advertido a los familiares que al menos tres de los detenidos serían indiciados bajo cargos de terrorismo y motín, delitos por los que podrían alcanzar hasta 60 años de cárcel.

De acuerdo a los familiares, por la intervención de abogados particulares y de la BUAP, alrededor de las dos de la madrugada, la Procuraduría liberó a los muchachos al reconocer que no contaba con elementos suficientes para levantarles cargos, pero les hizo la advertencia que la averiguación seguirá abierta por lo que seguían sujetos a investigación.