Normalistas queman 20 casillas en Tixtla; narco sitia pueblos para impedir votación

Normalistas queman papelería electoral en Tixtla.
Foto: Xinhua / Jorge Ríos

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Normalistas de Ayotzinapa encabezados por padres de los 43 estudiantes desaparecidos, han quemado más de 20 casillas en la cabecera municipal de Tixtla.

En el municipio de Cutzamala de Pinzón, región de la Tierra Caliente, el narco mantiene sitiadas varias comunidades para impedir las elecciones.

Mientras que en la comunidad de Ocotequila, municipio de Copanatoyac, ubicado en la región de la Montaña, se reporta el robo de una casilla.

De esta forma comenzó la jornada electoral en la entidad donde las autoridades gubernamentales implementaron un impresionante operativo policiaco militar para blindar la elección para gobernador, alcaldes y diputados locales y federales.

Estas incidencias fueron reportadas durante la sesión permanente del Instituto Electoral y Participación Ciudadana (IEPC), que se realiza al sur de esta capital en medio de un cerco policiaco.

Al respecto, el representante de Morena ante el órgano electoral, Rubén Cayetano, informó que antes de las 10:00 horas, ya habían sido quemadas las boletas destinadas a 28 casillas de las 54 contempladas para el municipio de Tixtla.

Por su parte, el representante del PRD, Ramiro Alonso de Jesús, denunció que en Cutzamala de Pinzón, el narco impuso un estado de sitio y no permite la instalación de casillas en al menos cinco comunidades de este municipio colindante con el estado de Michoacán.

También, se informó que en el director de un plantel escolar en Acapulco, no permitió la instalación de una casilla.

La presidente del IEPC, Marisela Reyes, recordó que el 28 por ciento de las 4 mil 600 casillas contempladas, se iban a instalar en planteles escolares.

El representante de Morena lamentó que la elección en Guerrero se realice bajo vigilancia militar y dijo que los órganos electorales prácticamente fueron convertidos en cuarteles.

Por ello, consideró necesario replantear el proceso electoral ante las expresiones de rechazo al sistema partidista que ha demostrado su fracaso ante las masacres registradas en la entidad que han exhibido los nexos de políticos con el narco y la falta de justicia para las víctimas.