Ejército blinda oficinas del INE en Tamaulipas; balean sede del PRI

REYNOSA, Tamps. (proceso.com.mx).- Mientras el Ejército y la Marina despliegan cientos de efectivos para garantizar la seguridad en estados como Guerrero, Oaxaca y Michoacán, en la frontera de Tamaulipas los militares ya reforzaron con escudos de acero y desplegaron decenas de soldados para proteger las oficinas del Instituto Nacional Electoral (INE) en Matamoros y otras ciudades de la región.

También resguardan las instalaciones del Partido Revolucionario Institucional, atacado con disparos de armas de fuego horas antes de que arrancara la jornada electoral para elegir diputados federales.

Óscar Trejo Trejo, vocal ejecutivo del IV Distrito Electoral, informó al diario El Mañana que “se están acatando disposiciones emitidas por parte de autoridades en materia de seguridad”, para proteger las instalaciones del INE que fueron atacadas con explosivos el pasado 21 de mayo.

Trejo destacó que los militares se están distribuyendo elementos de manera estratégica en el perímetro lateral, frontal y sobre el techo de las oficinas del INE.

“Continuamos operando de manera ordinaria, concluyendo con el trabajo electoral, realizando la labor que garantice una fiesta electoral este 7 de junio”, concluyó Trejo.

En Matamoros, así como en Reynosa y otras ciudades tamaulipecas han registrado hechos violentos previos a las elecciones.

Apenas el pasado martes el Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) informó que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) retiró un artefacto explosivo del estacionamiento de una liga deportiva en Matamoros.

Días antes esa ciudad registró una otra “jornada de terror” con balaceras, persecuciones y estallido de granadas que habrían dejado un saldo extraoficial de dos muertos y dos civiles heridos por fuego cruzado, así como al menos dos vehículos incendiados.

Una fuente municipal que solicitó omitir su nombre aseguró que en Matamoros “hay rumores de que el crimen organizado va a operar a favor de algunos candidatos del PRI”.

La fuente describió que el Cártel de Golfo controla la ciudad, ya que está metido en muchos negocios legales y controla todos los ilegales. Aseguró que financió las campañas de ciertos diputados sin especificar sus identidades.

Mientras que en el municipio de Hidalgo, ubicado a menos de 40 kilómetros al norte de Ciudad Victoria, la columna armada de autodefensa “Pedro J. Méndez” ya anunció que “vigilará” las elecciones para que Los Zetas no operen a favor de ningún candidato.

Autoridades y funcionarios electorales coinciden en esperar una baja asistencia de los votantes ante la situación de violencia. Además, porque las elecciones de diputado federal no son atractivas para la mayoría de la población.