Indaga Fepade 80% de las denuncias por delitos electorales

Conteo de boletas electorales en la Ciudad de México.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- El titular de la Fepade, Santiago Nieto, informó que durante la jornada electoral del domingo 7, esa dependencia levantó mil 300 actas circunstanciadas, de las que 80% –equivalente a mil 40–, es posible que deriven en una averiguación previa.

Hasta el corte informativo emitido la medianoche del domingo, la Procuraduría General de la República (PGR) había iniciado 115 averiguaciones previas y logrado la detención de 56 personas en el país, de las que 42 aprehensiones se concretaron en Oaxaca.

Nieto García agregó que mediante el mecanismo de atención ciudadana Fepadetel, se recibieron un total de mil 163 llamadas; mientras que en el sistema Fepadenet se atendieron 214 correos electrónicos, también por presuntos delitos ocurridos durante el proceso electoral celebrado el domingo anterior.

Ello, al reunirse los elementos para investigar la posible comisión de delitos de tipo electoral, como son la compra de votos e interferir con el adecuado ejercicio de la función electoral, conductas que se sancionan con una pena de seis meses a tres años de prisión.

En un comunicado, la PGR señaló que derivado del operativo desplegado el domingo fueron presentadas ante las autoridades ministeriales 42 personas, quienes fueron detenidas en el estado de Oaxaca por la probable comisión de delitos electorales.

Precisó que en el municipio de Tuxtepec se pusieron a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Fepade, a 11 personas.

En Salina Cruz a siete individuos, mientras que en la capital del estado a otros 24. Los delitos que se les imputan son la probable sustracción, destrucción y/o quema de material electoral.

Respecto a 18 indiciados que habían sido puestos a disposición de la Fepade en la Ciudad de México, de acuerdo con la integración de la averiguación previa, se tipificaron delitos electorales no graves que les permitieron salir bajo fianza, en el entendido de que el juicio o la consignación seguirá su curso normal.