Tomorrowland: Una postal publicitaria

Tomorrowland, dirigida por Brad Bird.

MÉXICO, D.F. (apro).- La cinta Tomorrowland (Tomorrowland, EU-2015), dirigida por Brad Bird, es una película conceptualmente de gran atractivo pero que peca de desabrida, lo cual la convierte en decepcionante.

La trama gira en torno a Casey (Britt Robertson), una niña con gran habilidad para la ciencia cuya vida da un giro cuando ocurren dos cosas: primero, le dicen que la NASA va a cerrar Cabo Cañaveral, lo cual significa que ya no habrá más viajes espaciales; segundo, encuentra un pin que la transporta a un mundo maravilloso en tiempo y espacio indeterminado, donde todo es posible.

Este extraño lugar es Tomorrowland, cuya existencia se supone debía ser una utopía; sin embargo, las cosas han salido mal, muy mal, de tal manera que esa ciudad está relacionada con la probabilidad de que el mundo se acabe.

A la par, Casey conocerá a un brillante inventor llamado Frank (George Clooney) y a otra niña llamada Athena (Rafey Cassidy), con quienes hará equipo para poder darle a la humanidad un mundo mejor.

La trama es un poco complicada, y no sólo no aporta a la historia sino que la entorpece, de modo que uno termina percibiendo la película como aburrida. Da la impresión de que el director hubiera querido decir muchas cosas pero al final no tuvo la claridad para transmitirlas apasionada y conmovedoramente.

Los porqués se diluyen… Y con ellos el sentido de una historia cargada de la filosofía de la novelista estadunidense de origen ruso Aynd Rand (El manantial, Los que vivimos, etc.), principalmente en lo expuesto en Atlas shruged (La rebelión de Atlas),donde el progreso de la humanidad se detiene debido a una especie de huelga de las mentes más brillantes, las creativas.

Tomorrowland tienen elementos fascinantes en cuanto a narrativa y filosofía se refiere; sin embargo, Bird se pierde en un mar conceptual que lo hace naufragar, aunque al final consigue ser rescatado para entregar un filme decente que se encuentra lejos de ser una gran película.

Tomorrowland es una cinta que se hizo para promocionar la sección homónima de Disneylandia, una sección de juegos mecánicos que transporta “al futuro”.

Al final, Tomorrowland termina siendo una cinta promocional de un parque de diversiones. Lástima por Brad Bird, quien ha realizado trabajos excepcionales que en efecto nos han hecho creer que todo es posible.