La Infanta ahonda diferendos con la Casa Real; dice que ella renunció al ducado

La infanta Cristina de Borbón y Grecia.
Foto: AP

MADRID (apro).- Una nueva polémica surgió este viernes a raíz del retiro del título de duquesa de Palma a Cristina de Borbón. El abogado de la hermana del rey Felipe VI, Miquel Roca i Junyent, aseguró que fue su defendida quien renunció al título mediante una carta que escribió el pasado 1 de junio.

Incluso distribuyó a la prensa española la carta escrita a mano que le dirige a su hermano, el rey Felipe VI, para pedirle que le retirara dicho título.

Sin embargo, tanto la Casa Real como el gobierno de Mariano Rajoy desmintieron el hecho, pues aseguran que la carta llegó al Palacio de La Zarzuela la noche del jueves, después de que el monarca le comunicara a Cristina, vía telefónica, su decisión de retirarle el título como una manera de presionarla para que ella renuncie a sus derechos dinásticos y que la colocan en sexta posición en línea sucesoria para ocupar la monarquía.

La prensa española hizo eco de la precisión de “fuentes” de la casa del rey que restaron credibilidad a la versión de Cristina de Borbón, hoy ya exduquesa, cuando se publicó el Real Decreto que le retira el título.

Esas mismas fuentes, citadas por el diario ‘El País’, refieren que “la carta de renuncia llegó ayer por correo electrónico a la Zarzuela después de que el Rey comunicara a la Infanta Cristina su decisión de retirarle el título”.

Tanto los sitios web de los diarios españoles como las televisoras refieren que esas fuentes de la casa del rey señalan que la decisión del monarca se produjo después de que su hermana no hiciera nada por renunciar a sus derechos dinásticos, cuando el juicio penal por el caso Nóos se acerca y la llevará al banquillo de los acusados.

Según la carta difundida en los medios españoles, que fue filtrada sin el matasellos, Cristina de Borbón refiere haber servido “con la máxima fidelidad y cariño” al título al que ahora renuncia “tras una dolorosa reflexión”.

También alude a lo que ella considera son “acusaciones infundadas” dirigidas contra su persona por parte del sindicato Manos Limpias, que derivaron en “iniciativas que ponían en cuestión la continuidad del título” y que ha vivido “con enorme disgusto e incomodidad”, se puede leer en la información del diario ‘El País’.

Agrega que no renunció antes al título por no “ofender” a todos aquellos que no comparten las acusaciones en su contra y de su esposo y para que su gesto “no pudiera interpretarse como un desdén” a Palma de Mallorca, ciudad que, asegura, seguirá “llevando en el corazón”.

Los distintos medios recuerdan que a lo largo de tres años, la infanta Cristina se ha negado a renunciar a sus derechos de sucesión al trono de España, como lo reclamó en su momento el rey Juan Carlos I y ahora Felipe VI.

Periodistas y analistas de la monarquía como José Antonio Zarzalejos advierten sobre el enorme daño que carga la institución por la negativa de Cristina a abandonar esos derechos dinásticos.

La difusión de su postura contraria a la que la noche del jueves emitió la Casa Real, tiene lugar este viernes, cuando el Boletín Oficial del Estado publica el Real Decreto que le retira el título de duquesa de Palma.

Este título le fue concedido a Cristina por su padre, Juan Carlos I en 1997, cuando contrajo matrimonio con Iñaki Urdangarín, quien también es acusado por el caso Nóos, una investigación policial y judicial por presuntos casos de corrupción, al hacerse de fondos públicos de forma injustificada y mediante varias sociedades que eran sin fines de lucro.

El retiro del título a Cristina se produce cuando la fase de instrucción del caso Nóos fue cerrado por el juez José Castro, a la espera de que se inicie el juicio oral en contra de los acusados.