Anuncia Jeb Bush su candidatura a la presidencia de EU

El exgobernador de Florida, Jeb Bush.
Foto: AP

WASHINGTON (apro).- Jeb Bush, exgobernador de Florida, anunció hoy formalmente su candidatura por la nominación presidencial del Partido Republicano.

Rodeado de su familia y de cientos de seguidores, Jeb –como dice su emblema de campaña sin destacar su famoso apellido– señaló que es tiempo de restablecer la economía y liderazgo de su país.

“La pregunta para mí es saber qué voy a hacer al respecto y por ello decidí que será candidato a la Presidencia”, dijo Jeb en medio de una gran ovación de parte de sus seguidores que se reunieron en la Universidad Comunitaria del condado de Dade, en Miami.

Sin la presencia de su padre, el expresidente George H.W. Bush, ni de su hermano, el también exmandatario George W. Bush, Jeb se convirtió en el tercer aspirante presidencial de su familia en buscar la Casa Blanca en tan sólo 27 años.

“Estados Unidos merece algo mejor”, justificó Jeb quien sin mencionarlo por nombre se refería al presidente Barack Obama y a los aspirantes a la nominación presidencial del Partido Demócrata, sobre todo a la exsenadora y exprimera dama, Hillary Rodham Clinton.

Los demócratas “ofrecen una agenda progresista que incluye todo menos progreso”, fustigó Jeb, quien fuera gobernador de Florida de 1999 a 2007.

Al referirse de manera indirecta al gobierno de Obama y a Hillary Clinton, Jeb consideró que un triunfo de esta última no representaría un cambio en el Poder Ejecutivo, que sería “una misma agenda con otro nombre”.

El núcleo del discurso de Jeb para anunciar su candidatura, cuyo emblema de campaña no lleva el apellido Bush sino solamente el primer nombre seguido por un signo de exclamación, “Jeb!”, resalta una agenda política incluyente, apelando al voto de los estadunidenses decepcionados con Obama y los que no están convencidos con Clinton.

Al hablar en español, Jeb apeló a los estadunidenses latinos cuyo voto será crucial para elegir al presidente en noviembre de 2016. “Júntense a nuestra causa de oportunidad para todos, y a una causa noble de Estados Unidos”, declaró Jeb, casado con la mexicana Columba Garnica de Gallo, a quien conoció en Guanajuato en 1971.

“Como presidente aprobaré una reforma migratoria, no utilizaría una orden ejecutiva para hacerlo”, acotó Jeb, en directa referencia al fracaso de Obama para hacer cambios a las leyes en la materia usando sus privilegios como presidente al no contar con el respaldo del Congreso federal.

Sin olvidar también que el estado de la Florida pudiera tener la última palabra en la elección presidencial de 2016, y que en ese estado el voto de los hispanos de origen cubano es totalmente esencial, Jeb criticó a Obama por restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba.

“No necesitamos un presidente que vaya a La Habana a respaldar a una Cuba fallida. Necesitamos uno que vaya a La Habana en solidaridad con un pueblo cubano libre, y yo seré ese presidente”, subrayó Jeb.

También dijo que de ganar la presidencia restablecerá la economía de su país; además, se comprometió a que ésta crezca en una tasa anualizada de 4%, aparte de crear 19 millones de nuevos empleos.

Jeb, quien tendrá que competir con por lo menos 10 precandidatos a la nominación presidencial republicana, resaltó que su plan de gobierno incluye el restablecer y reconstruir el liderazgo internacional de su país, y el de las fuerzas armadas.

“Estamos en una inferioridad militar, hay que reconstruir a nuestras fuerzas armadas; tienen mi palabra y lo haré”, anotó.

Los analistas políticos, que consideran muy altas las posibilidades de que Jeb sea el candidato presidencial republicano, consideran que este integrante de la dinastía política de los Bush tendrá que navegar contracorriente, sobre todo para deslindarse de las políticas militaristas y unilateralistas de su hermano, quien con la invasión a Afganistán e Irak llevó a Estados Unidos a una de las peores crisis económicas y bancarias más fuertes de su historia.