Exilios, cierre de temporada

Exilios, en el Teatro El Galeón.
Foto: Conaculta

MÉXICO, D.F. (apro).- Como parte de la amplia oferta teatral que el INBA tiene este año, la obra Exilios se presentó durante un mes en el Teatro El Galeón con un formato escénico que articula varios textos cortos con un solo tema.

Existen antecedentes frescos de este recurso. En No queda nada que decir, por ejemplo, cinco directores unieron sendas obras breves de Samuel Beckett –llamadas pavesas en español– sobre erosiones humanas como paisajes.

Asimismo, El último arrecife en tercera dimensión, de Mariana Gándara, estuvo conformada por tres textos que estudiaban en escena las muertes metafóricas en la contemporaneidad.

Dado que la palabra y la voz se liberan como recursos principales del teatro, resulta interesante explorar la narrativa escénica desde la composición visual y el cuerpo hacia mayores sutilezas. Escenografía y luz se emplean al mínimo.

Dentro de ese campo en el que se ponen en juego múltiples lenguajes y en distintos grados cada cual, se abordó el tema del exilio en cuatro textos cortos.

En orden curatorial: Frontera de Laila Ripoll, El buen vecino de Juan Mayorga, El ganso de Djurgarden de Lucía Laragione, y Un día de lluvia de Alicia Zárate. La dirección escénica global fue de Sandra Félix.

Aunque en el programa de mano se señaló que la idea era mostrar variadas formas de exilio, la puesta insistió en enmarcar éste en la migración forzada por causas políticas o la voluntaria en búsqueda de sentido.

Pudieron representarse casos de sudamericanos en Europa después de las dictaduras, el mexicano cruzando hacia Estados Unidos y el latino perseguido en España. Hubo, sin embargo, una situación escénica peculiar que tocó el exilio simbólico descontextualizado de aquellos marcos, manifestando un tipo de exilio en otro nivel de la existencia que aisló el tema de los campos de la política, ideología, economía, geografía y lo colocó en la psicología, filosofía, poesía.

Los cuatro cuadros del exilio fueron realizados por un elenco de actores sensibles. En orden de programa de mano: Xavier Ximénez, Omar Ramírez, Alicia Zárate, Víctor Maraña y Gilberto Dávalos. La escenografía e iluminación que los acompañó fueron de la creatividad de Phillippe Amand.

La obra concluyó su corta temporada en el Centro Cultural del Bosque.