“Ofende al presidente” quien piense que no habrá evaluación docente: Chuayffet

Peña y Chuayffet durante un acto público en 2014.
Foto: Eduardo Miranda

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- A poco más de dos semanas de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) suspendiera, como maniobra política, la evaluación docente en todo el país, el titular de la dependencia, Emilio Chuayffet Chemor, aseguró que pensar la cancelación de dichas valoraciones es equiparable a ofender al presidente.

Grandilocuente, ante empresarios, diplomáticos y la cúpula del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el secretario aseveró:

“Llueve o truene, habrá evaluación. Seguirá habiendo evaluación en México. Quien piense lo contrario ofende al presidente Peña, que desde su discurso inicial (en diciembre de 2012, al anunciar la Reforma Educativa) señaló: no más plazas espurias, no más plazas vendidas, no más plazas heredadas, sino plazas que pasen por un concurso y una evaluación profesional que habilite al maestro”, declaró Chuayffet entre aplausos de cientos 500 personas.

Como parte de la conferencia “Diálogo sobre la Reforma Educativa”, celebrada en el Club de Industriales, el funcionario justificó la suspensión de las evaluaciones, de la que no hubo explicación oficial durante diez días, del 29 de mayo hasta el octavo día de junio, cuando un juez dejó sin efectos la medida.

Luego de afirmar que no pueden aceptarse “políticas contra el derecho”, abordó el tema: “Creo que quedó entendido de que fueron dos elementos los que nos llevaron a ello: el técnico y el de carácter político. No podíamos entrar a defender esta aparente suspensión, porque estábamos en la época que no se nos está permitido entrar en discusión a los funcionarios por la veda electoral”.

El también exgobernador del Estado de México sostuvo que la educativa no es una reforma contra los maestros o una reforma que se “agote” en este sexenio. “El que está en esos dos pensamientos está fuera de base”, dijo, y se ufanó de que son más de medio millón de maestros los que han respondido con un “notorio interés” a ser evaluados.

“¿La reforma educativa está muerta? ¿Es verdad que los maestros fueron ahuyentados por ella?”, preguntó el secretario, que más tarde reconoció. “Hay un estado donde no se hace nada. Ahí el negocio es conseguir plazas para venderlas, para arrendarlas”, dijo en referencia a Oaxaca.