Corrupción y crisis afectaron al Partido Popular: Rajoy

Mariano Rajoy, presidente de España.
Foto: AP

MADRID (apro). El presidente Mariano Rajoy aceptó que la corrupción y la crisis fueron las principales razones por las que, pese a que el Partido Popular (PP) fue la fuerza política más votada en las pasadas elecciones del pasado 24 de mayo, no logró ganar en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas.

Uno de los principales factores a los que atribuyó los resultados electorales fueron la crisis, no obstante que “hemos evitado el rescate, hemos dado la vuelta a la situación, pero no es suficiente para quien lo pasa mal y está harto de pasarlo mal durante muchos años”.

Reconoció que “el segundo gran motivo de desafección ha sido la corrupción”. Aceptó que la corrupción les hizo “muchísimo daño” y “una de las prioridades debe ser evitar que se vuelvan a producir esos comportamientos y, si se producen, que se actúe con rapidez y contundencia”.

Entre los anuncios hechos esta tarde por Rajoy en el seno del Comité Ejecutivo Nacional del PP están algunos nuevos nombramientos, siendo el más relevante el que él mismo asume: un mayor protagonismo en la dirección del partido y para ello nombró a su jefe de gabinete del gobierno, Jorge Moragas, como mandamás de la campaña de cara a las elecciones generales del mes de noviembre.

También colocó a Fernando Martínez Maíllo, presidente de la diputación de Zamora, como vicesecretario de Organización y a Pablo Casado como responsable de Comunicación, en sustitución del diputado Carlos Floriano.

Andrea Levy, del PP catalán, se encargará a su vez de la secretaría de Estudios y Programas y el exalcalde de Vitoria, Javier Maroto, de la vicesecretaría sectorial.

Pese a la inclusión de estas caras nuevas, Rajoy mantiene un viejo líder del PP, Javier Arenas, al frente de la vicesecretaría regional y municipal. Aunque estos cambios le restan poder a María Dolores de Cospedal, la secretaria general del PP nacional, no la retiró como se pensaba que lo haría, en su lugar refuerza con nuevas secretarías y con caras nuevas.

Rajoy anunció además la celebración de una Conferencia Política del PP para los días 11 y 12 de julio, en las que se fijarán las líneas básicas del programa para las elecciones generales, como lo pidieron los llamados barones territoriales, es decir, los máximos dirigentes del PP en las comunidades autónomas.

Al hacer su diagnóstico de lo sucedido el 24 de mayo, el presidente español reconoció que al PP se perdió “por el centro y sobre todo por la abstención”.

Se quejó que el “PP ha estado muy cerca de gobernar en ciudades tan importantes como Madrid, Valencia, Cartagena y en comunidades como Castilla y León” y más aún por el hecho de que otras fuerzas evitaron que el PP pudiera hacer gobierno.

El presidente del gobierno español reiteró su crítica al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por apoyar a otras fuerzas “radicales” para que hicieran gobierno, impidiendo que lo pudieran hacer los populares.

Los medios españoles resaltaron el hecho de que el presidente no abordó ningún cambio en su gabinete, como también se esperaba que hiciera el anuncio.