La lección del 7 de junio

El triunfo contundente de los candidatos de Movimiento Ciudadano en los comicios pasados mostraron la equívoca estrategia mediática del gobierno del priista Aristóteles Sandoval Díaz y terminaron con sus aspiraciones presidenciales. Y mientras analistas del ITESO y de la Amedi capítulo Jalisco exhiben las pifias de sus estrategas del “cuarto de guerra”, el PRI estatal presuntamente interpuso una querella ante las instancias electorales locales en la que pide la anulación de los comicios. Pero el problema de fondo es, como dice el presidente de la Amedi, José Bernardo Masini, que el mandatario parece no haber entendido la lección del domingo 7.

El gobernador Aristóteles Sandoval Díaz no aprendió la lección del domingo 7, cuando la población desaprobó su política de comunicación y a sus principales operadores al volcarse en las urnas por los candidatos de MC.

No obstante los resultados adversos en la zona metropolitana de Guadalajara, donde Alberto Lamas Flores fue el coordinador de campaña de los candidatos del PRI, el “estratega” regresó ya a su cargo de jefe de gabinete, sostiene José Bernardo Masini Aguilera, quien desde el viernes 12 preside la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) capítulo Jalisco.

Durante la primera parte de gestión de Sandoval Díaz, Lamas fue un hombre clave en el llamado “cuarto de guerra”, una instancia enquistada en la administración estatal para enfrentar a sus opositores políticos. Él sabe coordinar, gestionar y ser líder de grupo. Esas habilidades pueden ayudar al equipo del gobernador a hacerle contrapeso político a la famosa “ola naranja”, comenta Masini al reportero.

Y añade: “Siento que Aristóteles sigue estimando la experiencia y el repertorio de relaciones que tiene Lamas con gente que sabe generar contenidos de comunicación que le interesan al gobernador.”

Con respecto a Sergio Ramírez Robles, quien salió de la dirección del SJRT, el gobierno estatal tiene la oportunidad de revisar su estrategia de comunicación: “Vamos a ver si ese ejercicio que está haciendo en C7 concluye en la necesidad de elegir a un director que tenga un perfil plural”.

Ese órgano debe estar abierto a diversas manifestaciones de orden cultural y contenido periodístico. El sistema es nuestro, le pertenece a todos los jaliscienses y, por consiguiente, puede tomarse en serio la propuesta de ciudadanizarlo.

Según Masini, el nuevo director del SJRT debe tener “una trayectoria más relacionada con la difusión cultural, la producción artística o la producción académica, la radiodifusión o la producción audiovisual; debe, en suma, ser alguien con más trayectoria profesional que política”.

Y hace un balance de la dependencia:

“Antes de que empezara el proceso electoral, el anuncio (de Ramírez Robles) de que el sistema no atendería las elecciones fue un pésimo mensaje. En un primer momento (los de la Amedi) hicimos una manifestación pública y en un comunicado que suscribimos junto al Centro de la Justicia para la Paz y el Desarrollo manifestamos nuestra preocupación por el asunto.”

En el SJRT hicieron una “consulta” a la Fiscalía local para Delitos en Materia Electoral, que les respondió de manera ambigua. Sólo les confirmó que sus directivos eran funcionarios públicos y que, como tales, debían abstenerse de divulgar propaganda electoral. Pero eso no resolvió nada con respecto al asunto de la obligación de divulgar información, insiste Masini.

“Nos llamó la atención la negativa del Sistema Jalisciense, sobre todo porque otros medios públicos estatales y federales, como Canal 44, Radio Universidad, Canal 22, Canal Once y Radio UNAM sí transmitieron los debates y dieron cobertura a las campañas.”

Esa decisión, insiste, correspondió a la administración de Ramírez Robles. Y menciona otra falla: el fracaso de los órganos consultivos internos del SJRT, como el Consejo Consultivo, que no ha logrado operar, en particular el defensor de la audiencia.

“El primer defensor, Gabriel Orozco, intentó tomarse en serio su papel, pero sólo emitió una recomendación relacionada con los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el pasado 26 de septiembre, la cual provocó un desencuentro con el director; Orozco renunció”, dice el presidente de la Amedi capítulo Jalisco.

Lo sustituyó de manera interina Napoleón Medrano, quien pronto detectó que ese puesto estaba entrampado y se fue. Llegó otro interino: Julio César Hernández, un comunicador de Mega Radio (1070 de AM), de filiación priista. Finalmente fue designado Alberto Velasco, quien hasta la fecha desconoce el alcance de su gestión.

Masini menciona los contrastes entre la sanción promovida contra Radio Metrópoli en la sala regional del TEPJF, por no invitar a uno de sus debates a la candidata perredista a la alcaldía de Guadalajara, Celia Fausto, y la falta de amonestación al SJRT por negarse a cubrir las elecciones.

“El asunto –dice– responde a una lógica de funcionamiento muy distinta. Metrópoli es una emisora comercial, tiene poco margen de maniobra sobre a quién invita a debatir; ese evento no fue del IEPC. Entonces, no había una obligación real de convocar a todos los candidatos.”

Por el contrario, la negativa del SJRT a cubrir las campañas dejó en evidencia la poca importancia que da al auditorio. “La cobertura debe ser entendida como un asunto de interés público”.

Eso, destaca Masini, “está clarísimo en el artículo cuarto de su propia Ley Orgánica, según el cual la función de la empresa pública es dar a conocer y atender todos los asuntos relativos al interés público.

Crítica y deslindes

Masini Aguilera considera que el SJRT está atrapado por las estructuras del PRI; “es más una agencia de colocación de cuadros (del partido)”.

Paradójicamente, comenta, el gobernador Sandoval Díaz tiene la gran oportunidad, “si hace una lectura seria y crítica (de los comicios). Es tiempo de limpiar la casa”.

Comenta también que la Amedi capítulo Jalisco no promueve su candidatura para ocupar el puesto que dejó Ramírez Robles.

“C7 es un instrumento que puede ser muy valioso para fortalecer la identidad de los jaliscienses, pero estimamos que durante esta administración se intentará utilizarla como vocería gubernamental. Esperamos que el nuevo director genere un nuevo espíritu respecto a la función del sistema”, agrega.

También cuestiona los montos destinados por el gobierno de Sandoval a la publicidad en medios privados y la forma “enfermiza y adictiva” de ese tipo de operaciones:

“Ya hay indicadores de un asunto de esa naturaleza. Yo les digo a mis alumnos, que lo que ocurre con este gasto de comunicación social de los gobiernos de todo tipo de instancias tiene un efecto parecido al de las drogas: probablemente las primeras veces te genera un efecto tal que sientes que valió la pena; la ciudadanía recibe de buena manera esa acción.”

Y advierte: “Repetir la misma estrategia año con año hace que el efecto se diluya, y cada vez se exija una dosis mayor para lograr el mismo efecto.

“Estamos en un punto tal, que 500 millones de pesos no le resultan suficientes al gobernador para tener los niveles de aprobación que desea, que hoy están por debajo de 40%. Por desgracia, cada vez se gasta más en publicidad y en imagen, pero la inversión en esos rubros sirve menos.

“Insisto: hace falta una lectura atinada de lo que pasó el domingo 7, Aristóteles Sandoval debe darse cuenta de que convendría más a su gobierno utilizar esos recursos en obras tangibles y retiquetar los recursos que hoy son destinados a Comunicación Social; debe pensar en programas que podrían ayudar en forma efectiva a la ciudadanía, como la seguridad pública, o atender la austeridad tan prometida y tan postergada.”

El entrevistado considera que lo vivido al interior del PRI y de la administración estatal dejan al gobernador sin posibilidades de buscar la Presidencia de la República en 2018: “Veo difícil ese camino. Yo creo que está muy lejos de poder competir con otros grandes tiburones que tiene el PRI (en sus filas).” l