Abarrotan iglesia de Charleston en primer servicio religioso tras masacre

Una mujer lleva flores en memoria a las víctimas de la masacre en Charleston.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Cientos de personas abarrotaron este domingo la Iglesia Metodista Episcopal Emmanuel en Charleston, que abrió sus puertas para el primer servicio religioso, tras el tiroteo ocurrido la semana pasada, donde murieron nueve personas.

En el evento se dieron cita numerosas personas de raza negra y blanca, entre ellas la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley y el alcalde Joseph Riley, en medio de un operativo policial.

Los asistentes guardaron silencio total cuando los predicadores leyeron los nombres de las nueve víctimas mortales del tiroteo protagonizado por Dylann Roof de 21 años.

Entre las víctimas se encuentra el senador estatal Clementa Pinckney, quien además era pastor de esa histórica iglesia fundada en el siglo XIX, que servía como refugio para los esclavos de raza negra, que en esa época tenían prohibido congregarse.

Los momentos más festivos de la ceremonia se debieron a los cantos religiosos y al sermón del reverendo Norvel Goff, de la Conferencia Metodista Episcopal Africana de Carolina del Sur.

El religioso dijo que a pesar de la complejidad de los últimos días para la comunidad, la fe los mantiene unidos.

Goff también destacó que el perdón de los familiares de las víctimas al autor del tiroteo es un reflejo de lo que representa su comunidad y pidió apoyo para ellos.

“En este momento necesitamos estar unidos en solidaridad con ellos”, pidió el reverendo.

Debido a que cientos de personas que no pudieron ingresar a los servicios religiosos, siguieron la misa desde el exterior, las autoridades cerraron el tráfico en las inmediaciones del lugar.