El enigma del soldado-normalista desaparecido

Familiares de normalistas en el 27 Batallón de Infantería en Iguala, Guerrero.
Foto: Germán Canseco

CHILPANCINGO, GRO. (Proceso).- Tras meses de negarlo, finalmente la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) admitió su intromisión en la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa al comunicar oficialmente que uno de los 43 estudiantes desaparecidos la noche del 26 de septiembre último es un soldado en activo.

Y aunque se reservó el nombre del militar y clasificó la información como “confidencial”, en reuniones con autoridades civiles y policiacas guerrerenses la institución admitió que en realidad son dos los militares desparecidos que estaban matriculados en la normal.

Hasta ahora sólo se conocían los movimientos que efectivos del 27 Batallón de Infantería efectuaron esa noche en las instalaciones de la Policía Preventiva Municipal de Iguala y en una clínica médica privada local para identificar a los normalistas. El interés de los militares, que estaban al mando del capitán José Martínez Crespo, era conocer el “nombre verdadero” de los estudiantes y asegurarles sus celulares.

El 13 de abril pasado, Proceso envió a la Sedena una solicitud de información  para saber si entre los normalistas desaparecidos había algún soldado en activo. El miércoles 10, la secretaría respondió por escrito:

“Se hace de su conocimiento que se localizó a una persona que corresponde al nombre de uno de los 42 estudiantes desaparecidos de la escuela rural Isidro Burgos que refiere en su solicitud; sin embargo, el nombre se encuentra clasificado como confidencial por tratarse de datos personales”, decía el oficio 2433, firmado por el subjefe administrativo y de logística del Estado Mayor de la Sedena, general David Córdova Campos.

Para justificar su decisión, añade: “La información podría ser utilizada por grupos desafectos a las Fuerzas Armadas, incluyendo la delincuencia organizada, poniendo en peligro la vida, la seguridad y salud de la familia del militar desaparecido”…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2016 de la revista Proceso, actualmente en circulación.