Promotoras denuncian falta de pago en la delegación Tlalpan

MÉXICO, D.F. (apro).- Más de 100 promotoras de tres programas sociales de la delegación Tlalpan siguen en espera de que la administración perredista les pague sus salarios de los últimos cuatro meses, incluso a 20 de ellas les deben el último semestre.

Las afectadas manifestaron su preocupación ante la declaración de que “no hay fecha para regularizar los pagos”, según les dijeron administrativos de esa demarcación.

En conferencia, representantes de las promotoras del programa “Sonríe, Desarrollo Social está contigo” anunciaron que acudirán mañana a la sede del gobierno capitalino para solicitar la intervención del mandatario local, Miguel Ángel Mancera.

Dicho programa fue implementado en enero pasado por la administración de la entonces jefa delegacional, Maricela Contreras. Consistía en una red de 100 promotoras repartidas entre las colonias de la delegación que realizaba talleres de economía solidaria, culturales, de salud, deporte y educación. El objetivo: hacer enlace entre la administración pública y las comunidades.

Hasta abril pasado, las promotoras no se preocupaban demasiado por no recibir sus salarios, ya que la delegación suele demorarse unos meses antes de realizar los pagos a sus trabajadores.

Pero el 17 de abril, Contreras Julián pidió licencia y se lanzó en la carrera electoral para ser diputada federal por la vía plurinominal. En su lugar quedó el diputado local Héctor Hugo Hernández. La nueva directora de Desarrollo Social, Xóchitl Bravo, aseveró a las promotoras que el programa continuaría como antes.

Apenas tres días después, Bravo convocó a las coordinadoras zonales del programa. Les anunció que las daba de baja hasta finales del mes y advirtió que las promotoras tardarían en recibir sus salarios debido a la insuficiencia presupuestaria.

“Nos dijeron que el programa no aparecía en el acta de entrega de la administración anterior, aunque era de los más importantes”, aseveró Anabel Donaji, vocera de las afectadas.

El 27 de abril, las promotoras se reunieron en asamblea, a raíz de la cual entregaron una queja ante varias dependencias de la delegación, el Gobierno del Distrito Federal, así como ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Tres días después y debido a la veda electoral, la directora de Desarrollo Social, Xóchitl Bravo, las reasignó a otras áreas de trabajo, como salud o educación.

“El director de Finanzas nos dijo que todo se regularizaría después de las elecciones del pasado 7 de junio. Hoy estamos a 23 y aún no hay fecha de pago”, criticó Anabell Donaji.

La trabajadora lamentó que la administración sólo da a conocer sus decisiones de voz y no por escrito, como ellas han exigido en repetidas ocasiones.

Ante la presión que ejercieron las promotoras, el pasado 5 de junio la delegación concedió pagarles lo correspondiente a enero y febrero. Sin embargo, 20 promotoras de otros dos programas sociales –“Sonrisas para mujeres” y “Adicciones”–, no recibieron nada.

Es más: los pasados 12 y 15 de junio, la administración notificó a “la mayoría” de las promotoras que ya no formaban parte de sus programas. Lo anterior, según ellas, representa un “despido injustificado”.

De acuerdo con las afectadas, aunque no tengan un contrato como tal, sus cartas de aceptación y cheques demuestran que formaron parte del programa. Además, sostienen que las reglas de operación del programa indican que el pago se realizará durante 11 meses a partir de enero.

“La nobleza del programa es que no estandarizaba el ingreso, por lo que había promotoras con estudios de maestría y otras sin licenciatura. También había gente de la tercera edad como otra muy joven”, detalló Donaji.

De acuerdo con la organización de derechos humanos Comité Cerezo, que acompaña el caso, el próximo paso para las mujeres, si la delegación sigue negándose a pagar los salarios, consistirá en una demanda laboral.