Cae México al tercer lugar en Inversión Extranjera Directa

Luis Videgaray, titular de la SHCP.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- El panorama de la Inversión Extranjera Directa (IED) en México se ensombreció en 2014: la entrada de estos flujos se redujo casi a la mitad respecto del año anterior, mientras que las inversiones en otros países por parte de los mexicanos se desplomó 60%, reveló la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Al presentar el “Informe sobre las inversiones en el mundo: 2015”, el organismo señaló que nuestro país fue el tercer mayor receptor de IED en 2014, aunque la entradas de estos flujos se redujeron casi a la mitad, a sólo 23 mil millones de dólares, cuando en el 2013 alcanzaron los 45 mil mdd.

Lo anterior fue provocado por un descenso en las ventas transfronterizas después de alcanzar niveles excepcionales en 2013.

Esa tendencia se intensificó en 2014, cuando AT&T (compañía de Estados Unidos) desinvirtió 5 mil millones de dólares de su participación en América Móvil, empresa del magnate Carlos Slim, luego de la implementación de la reforma en telecomunicaciones.

Eso no es todo, si bien México es el segundo mayor inversor en el extranjero de la región, registró un descenso de 60% en sus salidas de IED, a 5 mil 200 mdd, principalmente a causa de una disminución de los préstamos intraempresariales.

En el 2013, el país logró colocar 13 mil millones de dólares en otras economías.

México se rezaga en AL

Nuestro país no fue el único donde la IED se vio disminuida. En América Latina y el Caribe estos flujos cayeron 14% (excluidos los centros financieros transnacionales del Caribe) a 159 mil millones de dólares.

Según el informe, ello se debió principalmente a una disminución de 72% en las fusiones y adquisiciones transfronterizas en América Central y el Caribe y a la caída de los precios de los productos básicos, que redujo la inversión en las industrias extractivas de América del Sur.

La disminución se registró en ambas subregiones, pero fue mayor en América Central y el Caribe (cerca de 36%, a 39 mil millones de dólares), donde las corrientes de entrada regresaron a sus valores normales después de los niveles inusitadamente altos alcanzados en 2013 (debido a una adquisición transfronteriza de gran envergadura que tuvo lugar ese año en la industria cervecera de México).

Brasil registró un ligero descenso de las entradas de IED por tercer año consecutivo, pero continuó representando el primer destino de IED en la región con 62 mil mdd ingresados, tres veces más que México.

Por su parte, Chile recuperó su posición como segundo mayor destino de las entradas de IED en la región, rebasando a nuestro país.

Las inversiones en ese país andino aumentaron 38%, a 23 mil millones de dólares, impulsadas por los niveles excepcionalmente elevados de las ventas realizadas en el marco de fusiones y adquisiciones transfronterizas, que se triplicaron con creces y se cifraron en 9 mil mdd.

La disminución de las inversiones en la industria extractiva afectó a las corrientes dirigidas a Argentina (con una reducción de 41%), Perú (con una caída de 18%) y Venezuela, que tuvo un desplome de 88%.

Por el lado de las salidas de IED de América Latina y el Caribe, a excepción de los centros financieros transnacionales, disminuyeron 18%, con sólo 23 mil millones de dólares, arrastradas por la reducción a la mitad del valor de las adquisiciones transfronterizas

Debido a la alta incidencia de los préstamos intraempresariales y a las importantes inversiones en centros financieros transnacionales, es posible que los datos sobre las salidas de IED no reflejen con exactitud la realidad de la inversión productiva, precisó la UNCTAD.