Operan de emergencia a Peña; “sigo al frente del gobierno, no estoy discapacitado”, dice

El titular del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de ser sometido a una intervención quirúrgica en las primeras horas de este día, debido al padecimiento de una inflamación de la vesícula biliar que le fue extirpada, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que se encuentra bien, que no está inválido ni discapacitado para seguir al frente del gobierno de la República en su proceso de recuperación.

Esta mañana, después de ser trasladado de emergencia al Hospital General Militar, la Presidencia de la República informó que el mandatario sufrió un malestar físico y al mediodía se dio a conocer su situación en conferencia de prensa.

El vocero presidencial, Eduardo Sánchez Hernández, aseguró que Peña no está imposibilitado para ejercer el cargo, por lo que continúa en funciones. No obstante, deberá de permanecer entre 24 y 48 horas hospitalizado.

El Ejecutivo fue operado a las 7:30 horas para extraerle la vesícula biliar y habría salido del quirófano a las 8:25 de la mañana, sin incidentes. De acuerdo con los médicos, los estudios preoperatorios reflejan que el presidente goza de buena salud y no padece enfermedad alguna.

Tras la cirugía, Peña Nieto informó que está al frente del gobierno de la República, enterado de lo que ocurre en el país y en el mundo, y en contacto con sus colaboradores para atender distintos temas.

En entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga, subrayó que se siente muy bien anímicamente y agradeció las muestras de apoyo y solidaridad que le ha expresado la gente.

“Yo no estoy inválido ni discapacitado, no tengo ninguna discapacidad, estoy al frente de esta actividad; estoy en un proceso de convalecencia normal, regular, de una operación (de vesícula) que es algo frecuente, pero estoy al tanto de lo que está ocurriendo en México y en otras partes”, destacó.

Además, negó haberse sentido mal desde ayer, y explicó que la cancelación de su participación en la inauguración de una exposición en Bellas Artes se debió a que se extendió su reunión de gabinete.

“No, realmente haber cancelado lo de ayer se debió a que nos extendimos en la reunión de gabinete, tenía programadas después otras audiencias y sentí conveniente que se diera paso a la inauguración, estaban en espera de poder visitar la exposición. Quise no importunar el que se abriera lo más pronto posible (la exposición)”, dijo.

No obstante, relató que ayer por la madrugada tuvo molestias muy agudas y “no quise dejar espacios sin revisarme, eso me hizo cancelar la visita de hoy a Guatemala”.

Añadió: “Ayer por la madrugada tuve un dolor muy agudo y no quise esperar y fui rápido al hospital militar para que me revisaran y me dijeron que de una vez me operaban. Así fue la decisión tomada. Fue oportuno y conveniente haber dado paso a esta cirugía”.

Esta es la segunda ocasión en que el mandatario mexicano es sujeto a una intervención quirúrgica desde que asumió el cargo. La primera fue el 31 de julio de 2013, cuando se le extrajo un nódulo tiroideo en el mismo hospital militar.

De acuerdo con la Presidencia y los médicos militares que lo atendieron, después de la cirugía Peña Nieto tuvo una evolución favorable y se espera que se reincorpore a sus actividades el próximo lunes 29, cuando reciba la visita de los reyes de España.