Implicado, asegura que testigo clave de la PGR fue acallado por Los Zetas

El centro comercial Plazas Outlet, en el municipio de Lerma.
Foto: Tomada de Twitter
El móvil del asesinato de tres personas a finales de mayo en las Plazas Outlet Lerma, en el Estado de México, era silenciar sobre todo a una de ellas: un exintegrante de Los Zetas que se convirtió en testigo “protegido” de la PGR en sus casos contra los capos capturados. El chofer y contacto de los sicarios traídos desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, para cometer el crimen afirma que la ejecución la ordenó el abogado de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El viernes 29 de mayo en las Plazas Outlet Lerma, en plena actividad comercial, tres personas fueron asesinadas cuando acababan de comer. Dos de los agresores fueron detenidos. La oficina de comunicación del ayuntamiento que forma parte de la zona metropolitana de Toluca, Estado de México, presumió que se trataba de una ejecución. Hasta ahí llegó la información oficial.

Por las declaraciones de uno de los detenidos, ahora se sabe que una de las víctimas fue un testigo clave de la Procuraduría General de la República (PGR), conocido con el sobrenombre de Karen, un desertor del Ejército que primero se sumó al cártel de Los Zetas y luego al programa de testigos protegidos de la PGR.

Durante una década, Karen sirvió a la PGR en averiguaciones previas contra Los Zetas, en particular contra su exlíder Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40, detenido por fuerzas federales en julio de 2013, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

De acuerdo con la carpeta de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), el testigo protegido fue ultimado por declarar contra el sucesor de Heriberto Lazcano, El Lazca, en el liderazgo de Los Zetas…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2017 de la revista Proceso, ya en circulación.