En el PAN de SLP “hay compra de voluntades a cambio de prebendas”: dirigentes

SAN LUIS POTOSÍ, SLP, (apro).- Militantes de Acción Nacional denunciaron la imposición de candidaturas y decisiones erróneas por parte de grupos al interior del partido que, subrayaron, se han dedicado a comprar voluntades.

En un desplegado que se publicó este lunes, 38 panistas, entre ellos el senador Octavio Pedroza; el excandidato a gobernador en 2009, Alejandro Zapata Perogordo, y Xavier Azuara Zúñiga, excandidato a la alcaldía de la capital, destacaron que los triunfos electorales del PAN en los últimos años no caminaron a la par de un fortalecimiento de la educación doctrinaria de los miembros del partido.

Tampoco se actualizaron los métodos de afiliación y evaluación, ni los mecanismos de selección interna de candidatos, apuntaron.

Según los panistas, estas omisiones sirvieron para facilitar que dentro del partido se formaran “liderazgos” o grupos “concentrados en crear estructuras paralelas mediante la afiliación indiscriminada y masiva”.

Aseguraron que esos grupos recurrieron a “la compra de voluntades a cambio de prebendas que les dieran poder para imponer dirigencias, candidaturas y mayoritear las decisiones fundamentales dentro del partido”.

En el desplegado no se citan los nombres de los integrantes de esos grupos, aunque la alusión es clara a la dirigencia estatal que forma parte del denominado “Círculo azul”, encabezado por Héctor Mendizábal, presidente del partido, y la propia excandidata a gobernadora, Sonia Mendoza Díaz, entre otros.

“Esos grupos controlan la vida interna del partido”, mientras que afuera, el PAN ha sido abandonado por los electores, subrayaron.

De acuerdo con los firmantes, hay un repudio social a la falta de transparencia, la forma de elección de los candidatos, los bajos perfiles y el pobre desempeño de varios funcionarios emanados de Acción Nacional.

Por ello, anunciaron el lanzamiento de un movimiento “para rescatar al partido” y que éste vuelva a tener “la confianza y credibilidad que tuvimos”.

De igual manera, ratificaron que el PAN es un partido que pertenece a la sociedad y no a un grupo político, por lo que la rendición de cuentas en la conducción y administración de esa fuerza política debe ser obligatoria, lo mismo que el debate público de las acciones y decisiones que se tomen.

Finalmente, demandaron a ciudadanos y militantes que se han alejado del partido, a reintegrarse y fortalecer “este cambio necesario”.