Este martes, lectura dramatizada de “El Infierno”, de Vicente Leñero

Vicente Leñero, periodista.
Foto: Archivo

MÉXICO D.F. (apro).- Este martes 30 de junio inicia en el Centro Cultural del Bosque (CCB) una serie de lecturas de la obra El infierno, de Vicente Leñero (1933-2014), adaptación escénica de La Divina Comedia de Dante Alighieri.

Se trata de un estreno de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) con la que se enmarcan los homenajes al dramaturgo, narrador y periodista mexicano fundador de la revista Proceso, fallecido en diciembre del 2014.

El infierno es una de las pocas creaciones teatrales de Leñero que nunca alcanzaron las tablas.

La lectura estará a cargo de los actores Farnesio de Bernal, Julieta Egurrola, Rosenda Monteros, Angelina Peláez, Luisa Huertas, Juan Carlos Remolina, Érika de la Llave, Roberto Soto y Patricia Madrid y, como invitado, David Lynn, todos bajo la dirección de Luis de Tavira.

El espacio escénico, iluminación y video son de Kay Pérez; el diseño de vestuario, de Marina Meza; y el diseño sonoro y dirección coral de Alberto Rosas.

De acuerdo con un comunicado deI Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), El infierno es un “texto insólito que propone una interlocución audaz entre el inmenso poema del llamado padre del idioma italiano y la realidad mexicana”. Es con ella que la CNT iniciará sus homenajes a Leñero, pero también para celebrar el 750 aniversario del nacimiento de Dante Alighieri.

En palabras de De Tavira:

“Leñero experimentó las posibilidades de convertir en sustancia dramática el inmenso poema teológico de Dante, para lo que construyó una obra que sólo podría ser escenificada, según confesión propia, en el espacio desmesurado de las grutas de Cacahuamilpa, en respuesta a la iniciativa que alguna vez hubo de hacer teatro al interior de alguna sala de la enorme caverna”.

Ello, dijo además, “demandaría cientos de actores y complejos recursos técnicos que lo convierten prácticamente en un texto casi imposible de escenificar”.

Y subrayó:

“Se trata también de una aproximación, quizá la más contundente, de Leñero al universo de la poesía, y siguiendo su estructura bien podría ser el espléndido guión de una cantata musical para grandes coros, solistas, orquestas y conjuntos musicales circunscritos a una rigurosa austeridad de recursos expresivos. Asimismo, es un espléndido motivo para un experimento de lectura escénica cuya verificación sucederá en la mente del oyente”.

Otro de los lugares pensados por el dramaturgo para la representación de El Infierno fue el Espacio Escultórico de la UNAM. Eso compartía con sus compañeros en la revista Proceso, de la cual era fundador y subdirector, al tiempo que buscaba, como en el poema de Dante, poblar el infierno de personajes, en este caso equivalentes en el México de hoy.

En el contexto de lectura en voz alta y dramaturgia, ayer en el Palacio de Bellas Artes la pareja de actores Eugenia Leñero –hija del escritor– y Jesús Ochoa realizaron una lectura en tres fragmentos de los libros Sentimientos de culpa: relatos de la imaginación y de la realidad; Gente así: verdades y mentiras; y Los albañiles, como parte del ciclo de lectura “Leo…luego existo”.

La serie de lectura se realizará en el Teatro El Granero del CCB a partir de las 20 horas. Estará durante una breve temporada de lunes a jueves hasta el 23 de julio.