Agreden a manifestantes encabezados por Toledo en el Cerro del Fortín

Toledo en el Cerro del Fortín.
Foto: Jesús Cruz

OAXACA, Oax. (apro).- Grupos de choque presuntamente vinculados con el PRI y el gobierno de Gabino Cué disolvieron una manifestación ciudadana encabezada por el pintor Francisco Toledo que se opone a la construcción del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca en el Cerro del Fortín. En la gresca resultó herida una ambientalista.

El maestro Toledo y el grupo de vecinos que defienden el Cerro del Fortín pretendían hacer una clausura ciudadana, pero fueron agredidos por agremiados a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y grupos de choque del PRI con cohetones lanzados con bazucas hechizas, mientras las policías estatal y municipal sólo observaban.

Lo anterior a pesar de que el grupo de ciudadanos y simpatizantes del Patronato Prodefensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (PROAX), que fundó el pintor, cuentan con medidas cautelares de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

Alrededor de las 11:00 horas, unas 200 personas avanzaron por Crespo hacia el Parque de la Amistad, donde iniciaron los trabajos para el estacionamiento que forma parte del gran proyecto del centro de convenciones. Al llegar al lugar, policías estatales, viales y municipales estaban apostados sobre las banquetas y frente a trabajadores de la obra que, en valla, cubrían para impedir el ingreso del pintor y sus seguidores.

Las primeras agresiones fueron verbales: “A dónde vas Toledo, es para arriba y no para abajo, a dónde vas, sígueme”, retaba un sujeto al juchiteco, otras mujeres más le acusaban de velar por sus intereses. Toledo no respondió.

Desde la parte alta, un promedio de mil 200 personas echaban porras al gobernador del estado: “Una porra para Gabino que nos da trabajo! A la bio a la bao a la bim bom ba, Gabino, Gabino, ra, ra, ra”, coreaban.

En la agresión ocurrida hoy alrededor de las 11:00 horas, resultó herida la secretaria técnica del Foro Oaxaqueño del Agua, Rocío Olivera Toro, quien requirió hospitalización.

“Hacemos responsables de esta agresión directamente al gobernador Gabino Cué Monteagudo y al presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Javier Villacaña Jiménez. Las agresiones a una manifestación ciudadana y pacífica constituyen una violación flagrante a nuestros derechos civiles básicos como el derecho constitucional a reunirnos y manifestarnos públicamente, atropello que no estamos dispuestos a tolerar”, dijo uno de los inconformes.

La intención del grupo de ambientalistas era reunirse a las 11:00 horas en las escalinatas del Cerro del Fortín para que el frente de defensa conformado por 60 organizaciones que en su momento apoyaron la candidatura a la gubernatura Gabino Cué, realizara la clausura simbólica de los trabajos del Centro de Convenciones.

Sin embargo desde las 06:30 horas, integrantes de la CTM, porros, grupos de choque y otros gremios priistas sitiaron el lugar para impedir la protesta.

Bloquearon la carretera 190 en el Cerro del Fortín con camiones de volteo, pipas, taxis y mototaxis y se parapetaron en tres líneas: en la primera se encontraba un grupo de supuestos trabajadores con playeras azules y su emblema de la CTM; en la segunda, un grupo de choque confrontó a los ambientalistas y en la tercera estaban presuntos porros que se cubrían el rostro con pasamontañas, trapos, gorras y sudaderas. Estos fueron los que atacaron con bazucas hechizas.

Pese al despliegue tolerado por las policías municipal y estatal, los inconformes encabezados por el premio nacional de ciencias y artes, decidieron realizar la clausura simbólica con unas cadenas de papel.

El pintor afirmó que se trata de algo simbólico, “es una cosa única. Yo creo que los ciudadanos deben defenderse con lo que sea, aunque sea con cadenas de papel, candados de papel”, señaló.

Para Toledo no fue una sorpresa que se montara una estrategia de esas dimensiones para “proteger” la construcción del Centro de Convenciones.

“El sistema es el mismo sean de izquierda, derecha o lo que sea, siempre necesitarán de golpeadores. Nosotros mandamos una carta al gobernador y al señor (José) Zorrilla (Secretario de Turismo). (Le dijimos) que no es un proyecto transparente, que es oscuro y que eso incomoda a la gente”, comentó.

Reprobó la “demostración de fuerza” de las huestes priistas y al preguntarle que más se puede hacer contra la obra respondió: “Hacer más candados”.

Al lugar llegó el ombudsman Arturo Peimbert Calvo, quien afirmó que por acción u omisión existe responsabilidad de las autoridades estatales y municipales en la agresión y una vez que se revisen los documentales, videos y fotografías que recabaron los cinco visitadores que cautelaron la manifestación, estarán en condiciones de emitir una recomendación.

De entrada, dijo, “hay una responsabilidad del estado, de los diferentes niveles de gobierno sobre el poder garantizar la manifestación libre de las ideas y no hubo una acción inmediata, además de que debe haber responsabilidad penal de las personas que ejercieron esta agresión”.

Tras el cierre simbólico y mientras los agresores lanzaban insultos, los inconformes con el centro de convenciones realizaron una marcha hasta el Palacio de Gobierno donde les fueron cerradas las puertas.

Frente a las oficinas donde despacha Gabino Cué lanzaron consignas: “¡Gabino decía que todo cambiaría, mentira, no es cierto, es la misma porquería!”, “¡Gabino entiende el Fortín no se vende!”, “¡Oaxaca despierta el Fortín no se vende!”, coreaban los inconformes.

Por su parte, el Gobierno de Oaxaca emitió un comunicado mediante en que exhortó a los ciudadanos a “dirimir controversias sin quebrantar la paz social”.

Luego de condenar “todas las expresiones que limiten la libertad de expresión, así como los actos de confrontación que polaricen la convivencia armónica de la sociedad”, el gobierno de Cué hizo un “respetuoso y firme llamado a todas las organizaciones del estado para dirimir sus diferencias por el cauce de la institucionalidad y conducir el debate público sobre los asuntos de interés colectivo de manera respetuosa”.

Según el gobierno de Cue, lo que se registró esta mañana fue una “confrontación” y no una agresión de parte de los grupos de priistas.

Incluso se deslindó de esos grupos y descalificó las versiones de que se trata de grupos de choque financiados por la administración estatal.