Ajustan ley electoral en Oaxaca al gusto del PRI

Gabino Cué, gobernador de Oaxaca.
Foto: Jesús Cruz

OAXACA, Oax. (apro).- Con 36 votos a favor, el Congreso de Oaxaca autorizó al gobierno de Gabino Cué otra deuda, ahora por 2 mil 400 millones de pesos para el pago a proveedores, nómina magisterial y proyectos de infraestructura.

En la sesión de este miércoles, los legisladores también aprobaron con 39 votos a favor la Reforma Político Electoral que allana el camino a varios aspirantes a la gubernatura, principalmente priistas.

Sobre todo, la modificación al artículo 68 pese a que el espíritu del cambio se contrapone con la reforma política electoral federal.

Dicho precepto establece que para ser candidato a la gubernatura sólo se requiere una residencia efectiva no menor de tres años, lo que abre la puerta a los siguientes personajes: el director del Infonavit, Alejandro Murat (hijo del exgobernador José Murat), la exsubprocuradora de la PGR, Mariana Benítez Tiburcio, el director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Leyva y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani.

El artículo 68 quedó como sigue: “I. Ser mexicana o mexicano por nacimiento y nativa o nativo del Estado o vecino con residencia efectiva no menor de tres años inmediatamente anteriores al día de los comicios. La vecindad no se pierde por ausencia en el desempeño de cargo público de elección popular o de otros cargos públicos”.

Desde la tribuna, la diputada del PAN, Alejandra García Morlan, manifestó “que es del conocimiento público que existen algunos aspirantes a la gubernatura en particular militantes del PRI que evidentemente no cumplen con este requisito de residencia mínima efectiva (cinco años) y por tanto hubo algunas iniciativas de compañeros priistas buscando cambiar ese requisito en beneficio claro de personas en particular”.

En clara alusión al hijo del exgobernador José Murar, agregó que “esto compañeros y compañeras no es legislar, adecuar una norma a beneficio de una o dos personas es una clara violación de los intereses colectivos y del beneficio de nuestro estado”.

Y es que el gobernar “no es un juego o un hobby, o una franquicia, gobernar es la más alta responsabilidad que cualquier persona puede tener y sin duda para hacerlo bien es necesario tener sentido de pertenencia, amar a su pueblo, conocer sus costumbres, sus lenguas, su gastronomía y sobre todo honrar en todo momento el mandato del bien común”.

Finalmente, la aplanadora priista se impuso y logró reducir el periodo de residencia a solo tres años.

En la reforma electoral de Oaxaca, también se estableció las candidaturas independientes, a las cuales también tendrán acceso los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, atendiendo a sus especificidades culturales y mecanismos democráticos propios.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (JCP), Jesús López Rodríguez, destacó que mediante el consenso y el diálogo, el Pleno de la LXII Legislatura local cumplió –en tiempo y forma– los plazos para aprobar la Reforma Político Electoral, homologada con la Constitución Federal.

“Se consensó y aprobó una Ley sin dedicatorias, sólo con el alto sentido de que Oaxaca vaya acorde con el entorno nacional”, puntualizó.

La reforma política-electoral que se aprobó dejó intacto la temporalidad del gobernador en 6 años y redujo a 3 años el requisito de residencia para ser titular del Poder Ejecutivo del Estado.

A unas horas de vencer los plazos políticos, aprobaron establecer diputados y alcaldes de 2 años, por única ocasión, para empatar los comicios de Oaxaca con las federales en el 2018.

Ni la deuda, ni el cambio de temporalidad por residencia, tuvieron objeción, sin embargo, la cortina de humo pareciera que fue el tema de paridad de género porque las protestas del grupo de feministas fueron encabezadas por la muratista Norma Reyes Teherán y la ulisista Rosario Villalobos.

Pese a los reclamos, la reforma electoral en materia de paridad se aprobó únicamente para los municipios que se rigen por el sistema de partidos políticos.