Por su “brutal violencia”, México retrocede en el Índice Global de Paz

Policías y peritos ante la escena de un asesinato en Acapulco, Guerrero.
Foto: Bernandino Hernández

MÉXICO, D.F. (apro).- Lejos de la imagen del país promovida por el gobierno federal, México retrocedió seis lugares en el Índice Global de Paz 2015, al colocarse en la posición 144 de un total de 162 países, informó el Instituto para la Economía y la Paz, junto con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Según ambos organismos, en México se vive en “un contexto de brutal violencia”, ya que durante el 2014 la situación empeoró pues se incrementó la tasa de homicidios, la presencia del crimen organizado, la percepción de la delincuencia, el terrorismo de Estado, la violencia política y la descomposición del tejido estatal.

Incluso, uno de los principales problemas son los diferentes niveles de gobierno que han incurrido en violaciones a derechos humanos, desaparición forzada, desplazados, inacción, complicidad con cárteles del narcotráfico, coincidieron los expertos Patricia de Obeso, representante para México del Instituto para la Economía y la Paz; Guillermo Trejo, profesor de la Universidad de Notre Dame; y Juan E. Pardinas, director general del IMCO.

Los organismos aseguraron que nuestro país registra diferentes modalidades de violencia. Por ejemplo, tiene una tasa muy alta de homicidios, crímenes violentos y muertes por conflictos organizados. También registra alta criminalidad percibida por la sociedad, acceso a las armas largas y pequeñas, así como terror público.

En la presentación del informe, el catedrático Guillermo Trejo informó que “estamos lejísimos de un estado de paz. En México la sociedad civil, donde se incluyen organizaciones, empresarios, iglesias de cualquier tipo, es la más interesada en la paz, no los políticos. Hay casos de éxito, pero se han dado porque la población ha presionado”.

Patricia de Obeso explicó que el gobierno de Enrique Peña Nieto ocupa el sexto lugar en los estados del mundo que más invierten en combate a la violencia –como contratación de más policías, armamento, entro otros–, pero esos recursos no se han reflejado en un país más pacífico.

La violencia, también tiene un costo económico. Según el reporte, se estima que el impacto económico que implicó contener y manejar las consecuencias de los niveles de violencia de México le costó a la economía nacional 221.4 mil millones de dólares en 2014. Esa cifra equivale a 10.3% del Producto Interno Bruto (PIB) o en otras palabras, a mil 810 dólares por persona.

El Índice Global de Paz 2015 también señala que el país se ha deteriorado 24% en los últimos ocho años mientras que la tasa de impunidad en homicidios empeoró en 24 de las 32 entidades federativas, pues en estados como Guerrero, Morelos y Chihuahua el porcentaje de homicidios impunes creció.

Juan Pardinas, del IMCO, acotó que “mientras esa erosión que es la corrupción no se resuelva va a ser imposible plantear cómo mejorar, no sólo el índice de paz, sino las condiciones de vida de los mexicanos”.

Los especialistas recomendaron al gobierno federal comenzar a estudiar las complejidades de la violencia, como la “gobernanza del crimen organizado” para evitar hechos como los de Ayotzinapa o Tlatlaya”.

Además, sugirieron profesionalizar a las policías y que el Estado abra los candados de información y garantice los derechos humanos.

Según la lista del Instituto para la Economía y la Paz y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los 10 países más violentos fueron Rusia, Corea del Norte, Pakistán, República del Congo, Sudán, Somalia, República Centroafricana, Sudán del Sur, Afganistán, Irak y Siria.

En contraste, los que tienen mayor paz son Islandia, Dinamarca, Austria, Nueva Zelanda, Suiza, Finlandia, Canadá, Japón, Australia y República Checa.