Asegura la Sedena que en Tlatlaya la orden fue respetar los derechos humanos

La bodega en Tlatlaya donde militares ejecutaron a civiles.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx) La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), aseguró que en el caso de Tlatlaya la orden fue privilegiar la vida de las personas, respetar los derechos humanos y la seguridad de las tropas.

En un comunicado difundido a las 23 horas de ayer viernes, la Sedena responde al informe que presentó el jueves el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, en el que denuncia que las instrucciones a la tropa eran las de “abatir a delincuentes en horas de oscuridad”.

En ese boletín, la Sedena reconoce que el documento dado a conocer por esa organización contiene instrucciones operativas para el relevo de esa base militar asentada en el Estado de México, entidad donde, el 30 de junio de 2014, militares presuntamente ejecutaron extrajudicialmente a civiles armados en el municipio de Tlatlaya.

Sin embargo, la Sedena detalla que dicho documento consta de 38 indicaciones que no se mencionan en su totalidad y da a conocer algunas de sus partes que a continuación se reproducen:

“La prioridad durante las operaciones será garantizar la seguridad de las personas inocentes, evitándose generar víctimas colaterales”.

“Las operaciones deben realizarse con estricto respeto a los derechos humanos, evitando cateos sin orden de la autoridad judicial, así como el traslado de detenidos al interior de instalaciones militares”.

Ordena actuar “de forma contundente y conforme a derecho, prevaleciendo en todo momento el respeto a los derechos humanos y a la observancia de la ley para prevenir y sancionar la tortura…”

“Del análisis de la totalidad del documento, se desprende que su propósito es que las operaciones del personal castrense se ajusten al marco jurídico vigente que contempla el respeto irrestricto a los derechos humanos”.