Ultiman a policía municipal y a su hijo en Valle de Juárez

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- El único policía municipal que quedaba en Guadalupe Distrito Bravos, del Valle de Juárez, fue asesinado la mañana de este martes junto con su hijo de 14 años.

Tras el crimen, el alcalde Gabriel Urteaga Núñez ordenó la desaparición de Seguridad Pública Municipal.

Alrededor de las 8:30 horas, hombres armados emboscaron a personal de Protección Civil, el agente municipal, Joaquín Hernández, y su hijo. Los primeros lograron sobrevivir pero el policía y su hijo fueron ultimados.

Un civil que viajaba en la patrulla, resultó lesionado y fue trasladado a un hospital de Ciudad Juárez para recibir atención médica.

De acuerdo con el informe policiaco, el agente conducía la unidad y llevaba a su hijo en el vehículo oficial por motivos que se desconocen. Se dirigían a la comunidad ejidal cuando fueron atacados por cuatro hombres armados que viajaban en una Suburban café con los vidrios traseros rotos.

El ataque, de acuerdo con el informe policiaco, fue en la carretera Juárez-El Porvenir a la altura del poblado de Barreales, muy cerca de Estados Unidos. Inicialmente reportaron que se trataba de un choque.

Al llegar al lugar del atentado, los agentes hallaron 23 cartuchos percutidos de “cuerno de chivo”.

Los sicarios huyeron hacia la sierra del Valle, según testigos y los agentes que acudieron a atender el incidente.

La Cruz Roja de Juárez se hizo cargo del lesionado y del hijo del agente que aún se encontraba con vida, sin embargo éste falleció en el traslado.

El lugar quedó resguardado por agentes policiacos y militares. El personal del Servicio Médico Forense (Semefo) fue escoltado hacia Ciudad Juárez, por la Policía Estatal Única y Seguridad Pública Municipal de Juárez.

El agente Hernández fue el único que se quedó en su cargo luego de que asesinaron a su jefe, Máximo Carrillo Limones, asesinado hace tres semanas.

Tras el ataque, el alcalde de Guadalupe Distrito Bravos, ordenó la desaparición de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Urteaga Núñez atribuyó el atentado al crimen organizado que opera en la región, donde se pelean la plaza dos grupos delictivos de los cárteles de Sinaloa y Juárez. Guadalupe Distrito Bravos registra un alto índice de población desplazada principalmente a Estados Unidos, donde piden asilo político.

Desde la ejecución de Máximo Carrillo, personal de la Fiscalía General del Estado, se hace cargo de la seguridad en el municipio.

Según el fiscal general, Jorge Enrique González Nicolás, el comandante Carrillo obstruyó en varias ocasiones operativos policiales para aprehender a líderes del Cártel de Sinaloa, sin embargo no le abrieron carpeta de investigación ni lo detuvieron.

El fiscal aseguró que hay reacomodo de grupos en El Valle de Juárez aunque no llegan con la misma fuerza ni poder.