Niegan órdenes de captura contra tres policías acusados de tortura en caso Tlatlaya

El expediente de la CNDH sobre Tlatlaya.
Foto: Especial

TOLUCA, Edomex. (apro).- Por falta de pruebas, el Poder Judicial mexiquense denegó las órdenes de aprehensión en contra de tres policías ministeriales acusados de torturar a tres mujeres detenidas tras la masacre de 22 civiles en Tlatlaya.

No obstante, Sergio Medina Peñaloza, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la entidad (TSJEM), aseguró que la investigación se encuentra en etapa procesal, por lo que, de presentarse las pruebas necesarias por parte del MP, se otorgarán las órdenes de captura en contra de los otros implicados.

La ley, afirmó, no establece ninguna limitante para solicitar nuevamente los procesos de detención.

“Por el momento estas tres fueron negadas, pero no hay limitantes para poderlas ejercitar; se estimará el plazo que se crea conveniente para liberarlas y cumplimentarlas, en tanto los tiempos constitucionales del Ministerio Público dependen de la gestión de la propia Fiscalía”, refirió.

Las órdenes de aprehensión, explicó, sólo se pueden negar por dos causas: falta de los medios de prueba o por la incorrecta forma de presentar los medios.

“En este caso concreto no pudiera decir qué pasó, porque no me permiten dar tantas particularidades del proceso”, justificó.

El magistrado presidente indicó que, por ahora, es preferible no emitir opiniones sobre el proceso, con el objetivo de no entorpecer las investigaciones, pero aseguró que el trabajo de los jueces “es altamente profesional para tomar la determinación que se merecen tanto víctimas como imputados”.

Sólo algunas fases de las investigaciones, refirió, pueden ser públicas, por ejemplo las peticiones de la Procuraduría y el delito por el cual se está ejerciendo la acción penal.

En días pasados cuatro policías ministeriales, acusados de torturar a tres mujeres testigos de los hechos del 30 de junio del 2014 en una bodega de San Pedro Limón, fueron detenidos y liberados bajo caución en menos de 48 horas, tras pagar una fianza por 60 mil pesos cada uno.

No obstante el juez negó, por falta de pruebas, la orden de captura para otros tres elementos presuntamente implicados en la tortura a las mujeres sobrevivientes a la matanza de Tlatlaya.