Las buenas intenciones de Pizano

El titular de la STPS, Héctor Pizano Ramos, considera que el próximo año será clave para la transformación de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pues se tendrán nuevas instalaciones; más personal y equipo para desarrollar el trabajo que demanda la población.

En el nuevo inmueble, que se erigirá en una superficie de 9 mil metros cuadrados, se invertirían más de 60 millones de pesos para adaptar las oficinas que estarán en el rumbo del Agua Azul, sobre la calle de Palmas, cerca del cruce con la Calzada Independencia.

No es la primera vez que se anuncia el cambio de domicilio de la dependencia. En su edición 405, Proceso Jalisco publicó que en 2008, el entonces gobernador Emilio González y el titular de la Secretaría del Trabajo, Ernesto Espinoza, pretendían trasladar a empleados de la junta a un predio localizado en la avenida Doctor R. Michel 579, propiedad de un empresario cercano a la administración panista.

En el lugar se encontraba una bodega de la tienda Gigante, se contemplaba una inversión de 500 millones de pesos. Al final, el proyecto no se realizó.

Aquella vez, el anuncio del cambio de sede provocó molestia entre los trabajadores, quienes se negaban a ser trasladados a las instalaciones, puesto que no cubrían las condiciones de seguridad y acondicionamiento mínimas necesarias para cumplir con el trabajo cotidiano. Según Pizano Ramos, la licitación para la edificación de las nuevas instalaciones se dará a conocer en breve.

Considera que con el cambio de sede, se incrementaría la atención para las partes en conflicto, la promoción de acuerdos y convenios con el apoyo del Instituto de Justicia Alternativa (IJA).

La intención es atender 10 mil asuntos en el primer trimestre de 2016, lo que implica como duplicar o triplicar la capacidad que se tiene, considera Pizano Ramos.

–¿Es correcta la apreciación de que Jalisco se mantiene en primer lugar de demandas laborales en el país? –se le pregunta.

–Creo que baja con relación a los números que se tenían en el último año, y baja con relación a los números a nivel nacional, “porque se ha incrementado la solución vía convenio con más de 10 mil asuntos. Eso nos ha permitido evitar que se sigan acumulando expedientes.

En otro tema, Pizano informa que seis funcionarios fueron separados de su cargo y se promovieron sanciones en su contra por presuntas irregularidades o corruptelas. Y hay otros dos empleados que tienen un procedimiento encima. Según el funcionario, “existen 43 denuncias que tocan a abogados y funcionarios ocurridas entre 2012 y 2014”.

Menciona que otra medida para combatir a la corrupción es la rotación de los presidentes de las diferentes juntas para evitar que se conformen cotos de poder.

“La mayoría (del personal) trabaja en condiciones muy difíciles con sueldos (bajos) y que no representan la responsabilidad que tienen. Muchos (empleados) se llevan trabajo a su casa y tienen que laborar hasta en fin de semana para poder estar al pendiente de su labor (sic) y con la reforma de la Ley de Amparo, no se advirtió la realidad del juicio laboral en el país y se generó una enorme carga de trabajo, sin que ello trajera ningún beneficio a la impartición de la justicia”, dice el titular de la STPS.

El año pasado se presentaron 4 mil 63 solicitudes de huelga, “pero de todas ellas sólo una estalló y se resolvió en menos de 24 horas. Con ello, dice, queda de manifiesto que en Jalisco prevalece un clima de paz laboral, concerniente al ámbito local, pero igual ocurre en la cuestión federal en la entidad”.

Destaca que este año se resolvieron 13 mil 566 demandas laborales; 73% de los juicios se resolvieron por conciliación y el resto llegó a la vía jurisdiccional. Además, se evitaron 10 mil 704 demandas laborales, al llegar a convenios extrajudiciales, “es decir, a través de un medio alternativo de conciliación”.

Considera Pizano que los 82 mil 286 expedientes laborales por resolver son una carga difícil, si se toma en cuenta el trabajo que tienen que atender las 17 juntas de Conciliación y Arbitraje del estado. Dice que el reto es que en 2016 se puedan disminuir 20 mil demandas, y ello independientemente de las que se resuelven cada mes.

Recuerda que la STPS solicitó un presupuesto de 200 millones de pesos para el próximo año. Y arguye que se requiere la contratación urgente de 100 empleados para dar respuesta a la carga laboral. l