La UdeG y sus posgraduados de élite

El sistema de becas de la UdeG para maestrías y doctorados en el extranjero sólo beneficia a una élite que no necesariamente se distingue por sus rendimientos académicos. Proceso Jalisco consultó el paquete de solicitantes que aprobó el Consejo General Universitario en julio pasado y detectó entre los becarios a Raúl Padilla Padilla, hijo del exrector Raúl Padilla, y a Cuauhtlehuanitl Hunahpu Bravo del Río, sobrino del rector Tonatiuh Bravo Padilla. Ambos cursarán una maestría; el primero en una universidad estadunidense; el segundo en una francesa.

El sistema de becas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) para estudiar en instituciones educativas locales, nacionales y extranjeras sólo beneficia a una élite de funcionarios de la propia universidad, así como a empleados de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) y a familiares del exrector Raúl Padilla López.

Los beneficiados reciben cada mes entre mil 700 dólares (30 mil 481 pesos, según la cotización actual) si estudian en Estados Unidos o mil 600 euros (28 mil 960 pesos) si lo hacen en Europa. Además del pago de la colegiatura, cuentan con seguro de gastos médicos, apoyo para la compra de material bibliográfico, así como el pago del boleto de avión de ida y vuelta.

Según el artículo 35 del Reglamento de Becas de la UdeG, al terminar sus estudios los beneficiarios deben incorporarse a la plantilla docente; quienes no lo hagan deberán reintegrar la inversión en un plazo no mayor a un año.

El Consejo General Universitario (CGU), el máximo órgano que regula el patrimonio y presupuesto de la UdeG, es el encargado formal de la selección de los aspirantes a estudiar posgrados en el extranjero. Sin embargo, cuando las solicitudes llegan al pleno del CGU ya van planchadas, por lo que los consejeros las aprueban por mero trámite, comenta a Proceso Jalisco un exintegrante del consejo.

En la sesión extraordinaria del 27 de julio del año pasado, por ejemplo, el CGU votó en paquete 43 solicitudes de créditos para becas completas y complementarias, entre ellas la de Raúl Padilla Padilla, hijo del exrector de la UdeG, quien estudia una maestría en derecho en la Universidad de Georgetown, Washington, en Estados Unidos.

Según el dictamen V/2015/508 –en el que está inscrita su beca– Padilla Padilla presentó su solicitud a la Secretaría Administrativa del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) el 8 de junio de 2015. Nueve días después, la Comisión Permanente de Condonaciones y Becas del CGU aprobó la petición y la turnó al pleno del consejo para su ratificación el 27 de julio siguiente.

En monto de la beca de Padilla Padilla es de 59 mil dólares por pago de colegiatura, más mil 700 dólares (1 millón 110 mil 810 pesos si toma el dólar a 18.30 pesos) mensuales; 10 mil pesos por la instalación del becario, 12 mil por el boleto de avión de ida y vuelta; 10 mil para la compra de material bibliográfico; 9 mil por un seguro médico, y otros conceptos, aunque no se aclara si se entregarán cada mes o sólo en una ocasión.

De acuerdo con el proemio del dictamen, Padilla Padilla presuntamente reunió toda la documentación necesaria para acceder a la beca, la cual está estipulada en varios artículos del Reglamento de Becas de la UdeG.

El artículo 20, por ejemplo, precisa que el aspirante debe contar con su título de licenciatura, tener un promedio mínimo de 80 puntos, acreditar que ha sido aceptado por la institución donde realizará sus estudios y dominar el idioma del país al cual se desplazará, en este caso el inglés. El 34 establece que la beca será completa cuando el aspirante no tenga otra fuente de financiamiento.

Este punto llama la atención, comenta el exconsejero consultado, pues el padre Padilla es el titular de al menos una docena de empresas parauniversitarias de la UdG y tiene mucho dinero.

Becas controvertidas

En su cuenta personal de Facebook, Padilla Padilla presume fotografías de sus viajes a Estados Unidos, donde visitó las ciudades de Los Ángeles, Washington y Boston, así como a Alemania, donde recorrió Wuppertal.

En ellas aparece rodeado de amigos como Rodrigo González Híjar, secretario general adjunto de la Federación de Organizaciones Obreras Juveniles de la CTM, y César Ruvalcaba, regidor del PRI en Guadalajara durante la gestión de Ramiro Hernández García.

Una de las imágenes muestran a Padilla Padilla en el estadio La Corregidora de Querétaro al lado de su hermana Jessica, su padre y el jefe del gabinete de Zapopan, Juan José Frangie.

A diferencia de otros becarios, como Rodrigo Gamboa Goñi o Lourdes Mónica Bravo Anaya, a Padilla Padilla no se le conocen méritos académicos. Gamboa Goñi obtuvo una beca para estudiar un doctorado en física de partículas en la Universidad Queen Mary de Londres, Inglaterra, durante cuatro años. Inició sus cursos el 15 de septiembre de 2015 y terminará en 2019.

Bravo Anaya, por su parte, es doctora en ciencias en ingeniería química del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías. Ella consiguió una beca para realizar una estancia de investigación en la Universidad de Grenoble, Francia, de agosto a diciembre de 2015.

En 2013, Bravo Anaya obtuvo el primer lugar en el concurso de carteles del International Symposium on Electrochemical Impedance Spectroscopy, realizado en la ciudad de Okinawa, Japón.

Sin embargo, entre los becarios también hay personal administrativo de la UdeG de dudoso currículum académico, como Andrea Villalobos Moreno, quien tiene el cargo de técnico profesional C en la Coordinación General de Comunicación Social de esta casa de estudios y fue asistente del rector Tonatiuh Bravo Padilla.

Villalobos Moreno cursa una maestría en Comunicación Internacional en dos universidades extranjeras: la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, Inglaterra, donde estará del 24 de septiembre de 2015 al 31 de julio de 2016; después se trasladará a la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, para continuar sus estudios del 1 de agosto de 2016 al 31 de mayo de 2017.

Durante su estancia en Inglaterra, Villalobos Moreno recibirá mil 600 euros al mes; cuando se desplace a Estados Unidos sus estipendios serán de mil 700 dólares.

Y aunque el artículo 54 del Reglamento de Becas indica que los beneficiarios no podrán realizar ninguna actividad extraacadémica mientras estén becados, en la segunda quincena de enero pasado Villalobos Moreno cobró poco más de 4 mil pesos en su calidad de técnico profesional C, según el portal de Transparencia de la UdeG.

También está María Andrea Cuéllar Camarena, quien fue secretaria relatora en el Poder Judicial por un breve lapso. Es hija del delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, José Luis Cuéllar Garza.

Desde el 20 de marzo de 2015 ella cursa una maestría en la Universidad Nacional de la Plata en Buenos Aires, Argentina, por la cual recibe mil 500 dólares al mes. Sus estudios concluyen el 31 de diciembre de 2016.

Otro caso es el de Cynthia Vanessa Velarde Zambrano, antigua secretaria de Actas y Acuerdos de la corriente estudiantil democrática de la Federación de Estudiantes Universitarios. Está en la Universidad de Nuevo México Albuquerque, Estados Unidos, donde el 17 de agosto de 2015 inició su maestría en administración pública que concluye en agosto de este año.

Otros becarios notables

Otro de los beneficiados es Cuauhtlehuanitl Hunahpu Bravo del Río, sobrino del rector de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla, a quien el CGU le otorgó una beca para la Escuela Nacional Superior de Arquitectura de Grenoble, en Francia, a donde viajó el 1 de septiembre de 2015.

Ahí cursará una maestría en arquitectura y culturas constructivas que concluirá el 23 de junio de 2017. Durante su estancia recibirá mil 600 euros cada mes, un apoyo de 10 mil pesos anuales para material bibliográfico, así como un boleto de avión de ida y vuelta por 25 mil, un seguro de vida anual por 9 mil y 10 mil para gastos de instalación.

Viridiana Salas Mayagoitia, exdirectora del laboratorio de arte Jorge Martínez, de la División de Artes y Humanidades del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) es otra beneficiaria. Obtuvo una beca para una maestría en arte en The City College of New York, Estados Unidos. Sus cursos se iniciaron el 1 de agosto de 2015 y concluyen el 31 de julio de 2017. Sus percepciones mensuales son de mil 700 dólares.

Selene Villanueva Sosa, exfuncionaria de la CEDHJ, se matriculó en un master en estudios avanzados en derechos Humanos en la Universidad Carlos III de Madrid, España, que se lleva a cabo del 1 de julio de 2015 al 31 de julio de 2016, con una manutención mensual de mil 600 euros.

Otro excolaborador de la CEDHJ, José de Jesús Chávez Cervantes, inició su doctorado en estudios avanzados en derechos humanos el 1 de octubre de 2015 en la misma institución española y los concluye el 31 de julio de 2018. Durante ese periodo recibirá mil 600 euros cada mes.

Asimismo, Karla Citlalli Guzmán Chávez, coordinadora B de Centro, del Instituto Jalisciense de Justicia Alternativa recibió una beca para cursar un master oficial en mediación en conflictos en la Universidad de Barcelona del 25 de septiembre de 2015 al 7 de junio de 2016.

Paulina Navarro, estudiante de arquitectura en el CUAAD, comenta que las becas que otorga la UdeG son difíciles de conseguir, por lo que decidió acogerse al programa de estímulos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que llegan hasta 80 mil pesos.

La dependencia sólo le pidió comprobar el convenio vigente entre la UdeG y la universidad francesa en la que pensaba matricularse. El trámite debió hacerlo la Coordinación General de Cooperación e Internacionalización de la UdeG, para validar el convenio. Sin embargo, el documento se extravió y cuando el personal de la coordinación lo encontró ya estaba vencido.

Navarro ya estaba en Francia cuando se enteró y tuvo que arreglárselas para sobrevivir ante la falta de apoyo económico.

Las becas que otorga la UdeG para cursar en el extranjero incluso son superiores a las que entrega el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La institución maneja un tabulador de manutención mensual que sólo alcanza los mil 90 euros si el estudiante es soltero, y mil 362 en el caso de los que están casados.

Cuando las becas de posgrado son para universidades mexicanas, la subvención que entrega el Conacyt es mucho menor. Si se trata de un doctorado, el monto es de 12 mil 112 pesos mensuales; 9 mil 84 si se trata de una maestría, y 8 mil 74 si es una especialidad.

Saúl Zuno, quien estudió una maestría en ciencias de la comunicación en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) con sede en la capital regiomontana, asegura que la manutención es insuficiente.

Zuno se graduó hace tres años y comenzó a trabajar en la administración pública. Hoy, su salario es incluso menor al que cobraba cuando era becario. “No te puedes dar la gran vida como funcionario”, comenta.

Además, las becas del Conacyt tienen restricciones. Quienes las reciben no pueden realizar ninguna actividad profesional para allegarse fondos complementarios. Si lo hacen y son descubiertos, se les cancelan los beneficios del Conacyt.

Un estudiante de la UdeG que cursa el último semestre de una maestría en ciencias sociales muestra a los reporteros un correo enviado por el Conacyt el pasado 27 de enero al coordinador de esa especialidad, José Benjamín Chapa, en la que le pide rechazar a postulantes que tengan licencia laboral, ingresos extraacadémicos o que cuenten con “algún apoyo que provenga de recursos fiscales”.

Comparaciones oprobiosas

La UdeG tiene dos criterios hacia su comunidad académica: cada año reduce su matrícula para los estudiantes de nuevo ingreso –en el calendario 2016-A sólo aceptó a 15 mil 528 de los 34 mil 314 aspirantes, según la página web de la UdeG–, mientras consiente a una élite de becarios de posgrado.

Aun así, en su informe de actividades correspondiente a 2014, el rector Tonatiuh Padilla se quejó de que cada alumno de bachillerato le cuesta a la universidad 15 mil pesos anuales.

De acuerdo con estas cifras, con la manutención anual del joven Raúl Padilla Padilla –35 mil 772 pesos– la UdeG pudo haber admitido a 24 estudiantes de preparatoria.

Esa cifra representa casi el doble de los estímulos otorgados en los últimos cinco meses de 2015 a 114 estudiantes indígenas para que recibieran clases en el Centro Universitario del Norte del municipio de Colotlán. Cada alumno recibió mil 500 pesos mensuales que, multiplicados por 114, suman 171 mil.

El pasado 24 de febrero, Reporte Índigo publicó en su portal la lista de funcionarios cercanos al gobernador Aristóteles Sandoval Díaz favorecidos por el sistema de becas de la UdeG en años anteriores que nunca devolvieron el financiamiento.

Entre ellos se encuentran su jefe de gabinete, Netzahualcóyotl Ornelas Plascencia; su secretario particular, Giovanni Joaquín Rivera Pérez; el secretario de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, Kristyan Felipe Luis Navarro, y el regidor del PRI en Guadalajara, Ricardo Villanueva Lomelí, exsecretario de Planeación, Administración y Finanzas y fallido aspirante a la alcaldía de Guadalajara durante los comicios de 2015.

La lista incluyó a Abril Alcalá Padilla, hermana del extitular de los Hospitales Civiles de Guadalajara, Leobardo Alcalá Padilla y primo del exrector Raúl Padilla López; al exdiputado priista Carlos Briseño Becerra; al director de finanzas del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado, Lorenzo Ruiz López; al exconsejero del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Jorge Alatorre Flores, y al coordinador de Prensa y Comunicaciones de la UdeG, Marco Tulio Flores Mayorga. l