Un gobierno de Proyectos truncos

El apartado de obra pública del IV informe de gobierno de Aristóteles Sandoval está lleno de datos imprecisos, parciales y hasta falsos, ya que algunos de los trabajos que menciona no se han realizado, están detenidos o en su fase inicial, y sin embargo se dice que ya se ejerció en ellos un presupuesto millonario. Para comprobarlo basta ir a los lugares donde supuestamente se aplicó la inversión citada en el documento oficial.

Algunas obras inconclusas y otras más sin iniciar pero ya pagadas total o parcialmente, le han servido al gobernador Aristóteles Sandoval para justificar una millonaria inversión pública en su IV informe de gobierno.

En la versión digital del documento oficial, de 294 páginas, el gobernador informa que el “monto total de inversión en infraestructura y obra pública en el estado de Jalisco, en 2016, asciende a 8 mil 997 millones 792 mil 765 pesos, con un total de 2 mil 159 acciones y proyectos, entre los que destacan la infraestructura carretera, de seguridad, salud y espacios públicos”.

El Ejecutivo destinó un total de 513 millones de pesos a 667 proyectos; 607 de éstos son productivos, se encuentran en distintos municipios y recibieron apoyos en especie. Entre ellos destaca el “proyecto de consolidación, reestructuración y restauración de la torre del campanario del Templo de Santiago Apóstol, en el municipio de Tenamaxtlán”, para el cual el gobierno del estado aportó casi 766 mil pesos.

No es la primera vez que el gobierno del estado apoya a la Iglesia católica para sus obras. El 13 de marzo de 2008, el mandatario panista Emilio González Márquez donó 30 millones de pesos, como adelanto de los 90 millones que pretendía donar a la Fundación Pro Santuario, A.C., para la construcción del Santuario de Los Mártires. Ante las protestas que suscitó el acto, la “macrolimosna” tuvo que ser reintegrada al erario el 13 de junio del mismo año (Proceso Jalisco 181 y 189).

Entre las obras que ni siquiera han iniciado pero ya se reporta el gasto en ellas se encuentra la “rehabilitación del edificio del Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza”, a la cual se canalizaron 22 millones 67 mil pesos. De acuerdo con el portal del gobierno del estado, el director de dicho centro es Israel Ramírez Camacho, cuya oficina se encuentra en la calle Vidrio 2288.

Sin embargo, personal de seguridad que acaba de presentar sus exámenes de control de confianza en esas instalaciones indica que no encontró nada diferente en ellas.

Asimismo se reporta en el informe de Sandoval Díaz que se invirtieron 21 millones al “mejoramiento y remodelación del edificio ubicado en la Calle 14 número 2550 (Planta Baja y Planta Alta), zona industrial”, es decir, en la Fiscalía General del Estado (FGE). Personal de la dependencia señala que “nada más cambiaron cristales y colocaron muros falsos”.

En una ficha técnica que se publica en la página de Transparencia se informa que la firma Construcciones y Sistemas Hidráulicas fue la encargada de la obra en la FGE, que inició el 14 de noviembre pasado y reporta un avance físico de 100%.

El Ejecutivo afirma que colocó concreto hidráulico y realizó obras complementarias en la Calle 10, entre Gobernador Curiel y la Calle 13 –cerca de las instalaciones de la fiscalía–, que tuvieron un costo de 13 millones de pesos y las cuales ya se concluyeron. Este semanario acudió al lugar pero no encontró la obra.

En otro caso, en diciembre de 2014 la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) asignó el contrato correspondiente a la licitación SIOP-IVLP-0733/14 a la empresa Control de Calidad de Materiales a fin de que llevara a cabo el “control de calidad para los trabajos de primera etapa de balizamiento e infraestructura vial en la zona metropolitana” por un monto total de 1 millón 337 mil 103 pesos. Sin embargo, el Ejecutivo menciona que a la misma empresa se le pagaron 718 mil 337 pesos en 2016 por ese trabajo, que inició un año antes.

En el informe de Sandoval Díaz también se indica que el año pasado destinó “a la segunda etapa de la alberca del Code Paradero” 2 millones 240 mil 826 pesos, pero esa obra se concluyó en 2015, aunque se inauguró hasta diciembre pasado, como comprobó este semanario.

De igual forma, el año pasado se pagaron 177 mil 855 pesos por la supervisión de los trabajos de rehabilitación y equipamiento de albercas en el Code Alcalde, ubicado en Prolongación Alcalde 1360, colonia Miraflores. No obstante, las albercas de ese complejo deportivo funcionan desde hace dos años.

En cuanto a la rehabilitación de la pista de atletismo y el equipamiento del polideportivo Code Revolución, el Ejecutivo dice haber erogado 10 millones 489 mil 500 pesos y que ya se terminaron los trabajos. El lunes 6 este semanario acudió a esas instalaciones y comprobó que aún no se concluían esas labores. Un trabajador estimó que faltaban tres días para entregar la pista, que se inauguraría la siguiente semana. Por lo pronto, los baños que están cerca de la pista no funcionan y los lavamanos no tienen llaves.

El pasado 26 de septiembre, el director de la Comisión Municipal del Deporte (Comude) Guadalajara, Fernando Ortega Ramos, declaró que la primera etapa de rehabilitación del parque San Rafael, que incluía la construcción de una alberca, se culminaría en octubre.

En esa primera fase quedarían listos el vaso y área perimetral, así como la colocación de pisos y azulejos (Diario NTR, 26 de octubre de 2016). Sin embargo, hasta la fecha esa primera etapa no se ha entregado, como comprobó este semanario el pasado 8 de febrero.

A la barda perimetral aún se le están colocando ladrillos y el vaso no tiene azulejos. Pese a esto, en el informe de gobierno se anuncia que ya inició la segunda etapa de rehabilitación y equipamiento del parque, con un costo de 14.7 millones de pesos, y que lleva un avance físico de 25%.

Sandoval Díaz asegura de igual manera que culminó la “rehabilitación de instalaciones y obra civil para el remozamiento del mercado San Juan de Dios”, en lo cual gastó 19 millones 600 mil pesos. No obstante, apenas el pasado 12 de enero el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, arrancó los trabajos de remozamiento que costarán 20 millones de pesos, como lo difundieron varios medios de comunicación.

Otra obra que presume el gobernador es la “renovación integral urbana en áreas habitacionales y zonas comerciales en el polígono del corredor Polanco (Longinos Cadena), en la colonia Lomas de Polanco”, con un costo de 10 millones de pesos, de los cuales 1.7 millones corren a cargo del ayuntamiento tapatío.

En el portal de obra pública de Guadalajara se informa que el pasado 26 de diciembre se contrató a la empresa Cuadra Urbanismo para elaborar “el proyecto ejecutivo de regeneración urbana en el polígono de los corredores comerciales de Longinos Cadena, Medrano, Industria, Hospital y entorno Mercado Felipe Ángeles”. La fecha límite de entrega del proyecto ejecutivo es el próximo 24 de abril.

Aunque la obra del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, que se construye al final de la calzada Independencia Norte, está detenida desde hace alrededor de dos años, el gobierno del estado destinó la ínfima cantidad de 456 pesos para el control de calidad de su tercera etapa.

Y aunque el 5 de febrero de 2015 fue inaugurado el Centro de Justicia para la Mujer, el gobernador informa que destinó 1 millón 572 mil 133 pesos para la elaboración del proyecto ejecutivo y 16 millones 782 mil pesos para su construcción.

Además, Aristóteles señala que gastó 116 mil 481 pesos en la “rehabilitación del Teatro Jaime Torres Bodet”, pero este trabajo se realizó durante la administración pasada, la del alcalde Ramiro Hernández García. El 28 de septiembre de 2015 se colocó en el lobby una placa para conmemorar el hecho.

Caros espejismos

En el IV informe de gobierno de Sandoval Díaz se atribuyen a la SIOP ocho obras de reparación y construcción en los alrededores del Mercado Corona durante 2016. Una de éstas fue la “construcción, adecuación y equipamiento de la Unidad Administrativa” del mercado por 19.6 millones de pesos. Sin embargo, dicho espacio no supera los cuatro metros de longitud.

El mandatario también da por terminada al 100% la rehabilitación de la Unidad Deportiva Tucson, ubicada en la calle Alfonso Cravioto, colonia Normalistas, 44100, en Guadalajara. En un recorrido por la zona, este semanario constató que el inmueble está prácticamente en ruinas.

Los módulos donde ocasionalmente se venden alimentos aparecen vandalizados, las pistas de carreras no están pavimentadas, los juegos infantiles se encuentran desarticulados y parte de la malla protectora está caída.

En la parte norte del parque se aprecia una cancha de futbol de tierra. Ahí las bancas de concreto están incompletas y al fondo se guardan artilugios que se utilizan los domingos en la Vía Recreactiva. Sin embargo, Sandoval Díaz afirma que la “rehabilitación” de esas instalaciones costó 12 millones 461 mil 400 pesos y que los trabajos ya se terminaron.

Una escuela cercana a dicho parque también se benefició únicamente en el texto del informe de gobierno. Se trata de la supuesta “rehabilitación” de la Escuela Primaria Moisés Sáenz Garza, clave 14EPR1163Q, en la colonia Santa Elena Estadio.

El gobernador dice que se pagaron 1 millón 935 mil 595 pesos en la mejora de la infraestructura básica. Este medio solicitó entrevistar a la directora del plantel, quien respondió que tenía “una agenda muy ocupada y no podía atender sin cita”.

Sin embargo, una empleada que no quiso decir su nombre comentó que solamente se habían reparado las goteras. Este semanario comprobó que el edificio también se mal pintó de rojo sin limpiar el ladrillo ni resanarlo, dejando los colores viejos en la parte alta de la fachada.

También comentó que la primaria carece de baños para los niños, y que los funcionarios que les plantearon el proyecto de restauración sólo hicieron arreglar los que se usan en la tarde.

El jardín de niños María de la Luz Limas, que está en la calle Juan Manuel 1328, colonia Villaseñor, aparece también en el IV informe de Sandoval, ya que fue rehabilitado por 249 mil pesos.

En una visita a esa escuela, Proceso Jalisco comprobó que sólo se le hicieron algunos arreglos con descuido: la fachada de cortinas de metal, que la hace parecer un grupo de locales comerciales, lucían unas franjas de colores y fueron pintadas de blanco, igual que el mosaico.

La puerta, que era de metal y cristal, se cambió por una de fierro pero quedó mal pintada porque se trasluce una capa oscura bajo el color blanco, éste al parecer aplicado con espray.

A pesar de la pintura, la fachada se ve deteriorada porque le faltan mosaicos y tiene unas losas de piedra desgastadas. Las paredes interiores también se pintaron sin resanarlas.

La administración de Aristóteles justificó pagos por casi 4 millones con la adaptación de la “Unidad de Procedimientos de Urgencias Adultos y construir el área de Recuperación de Geriatría en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde”. Sin embargo, quienes acuden ahí pueden observar que la obra se encuentra detenida.

Otros casi 3 millones de pesos se destinaron a realizar “adecuaciones y complementos en almacen general, sub-almacen y área de tococirugía” en el mismo nosocomio, pero ninguna de esas obras ha comenzado.