Denuncia que la reforma educativa abre las puertas a la represión

Señor director:

Escribo respecto de los lineamientos para llevar a cabo la evaluación del desempeño del personal docente y técnico en Educación Básica y Media Superior en el ciclo escolar 2017-2018 (LINEE-04-2017), con los que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación en México (INEE) autoriza el ingreso de la Policía Federal a los salones donde se aplica el examen, programado del 4 al 26 de noviembre de 2017.

Los citados lineamientos publicados en el Diario Oficial de la Federación a finales de marzo pasado tienen un agregado doloso y de mala fe en su apartado de “la organización y operación del proceso”. En el subapartado “de la aplicación de los instrumentos de evaluación”, artículo 40, fracción VI, se lee: “VI. Que la fuerza pública se abstenga de ingresar al aula de aplicación de los instrumentos de evaluación, salvo en las condiciones excepcionales debidamente acreditadas que lo ameriten”.

Esto significa que el INEE otorga todas las facultades a los aplicadores para acreditar esas “condiciones excepcionales” y que avalen, a su albedrío, el uso de la fuerza pública en los salones de aplicación. Esta facultad la podrían usar, por ejemplo, para sacar a los maestros que se resistan a ser examinados o que llamen a sus compañeros a no presentar el examen, como ocurrió en aplicaciones anteriores.

La fuerza pública ya no estará únicamente en los alrededores de los centros de aplicación para brindar seguridad, como manifestó el secretario de Educación, Aurelio Nuño, en años anteriores. Ahora los agentes podrán entrar a las aulas y someter a los docentes “revoltosos” desde su óptica. La evaluación, así, será un verdadero acto de violación de derechos del profesorado y de sometimiento policiaco, como si el maestro fuera un delincuente educativo.

En los lineamientos de años anteriores nunca se hace alusión al uso de la fuerza pública. Su sola presencia era ilegal.

Con el agregado se institucionaliza la agresión de la Policía Federal y quizá más tarde la del Ejército para someter a los docentes de los estados y del país.

¿Qué explicación darán a este tema los maestros en abierta campaña a favor del PRI en el Estado de México? Entre ellos se cuentan docentes estatales que abandonando sus jornadas laborales promocionan al primo de Peña Nieto –Alfredo del Mazo– y los profesores de Nueva Alianza que van en coalición con el junior de la familia real que quiere seguir gobernando el Estado de México.

Es indispensable que los maestros estén informados para combatir los vicios e ilegalidades que ha creado esta administración peñanietista en contra de los maestros y de la escuela pública, que corre el riesgo de ser privatizada.        

Atentamente:

Luis Zamora Calzada

Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México