La colonia Tlaxculpas existe, le recuerdan a alcaldesa de Cuautitlán

Señor director:

Le solicito que publique en Palabra de Lector esta misiva dirigida a la presidenta municipal de Cuautitlán, Natalia López Vázquez.

Habito en la colonia Tlaxculpas, de la antedicha demarcación. Aquí ni los políticos en tiempo de elecciones vienen, a pesar de que no estamos tan lejos del centro de Cuautitlán.

No tenemos drenaje. Estamos conectados a un canal que antiguamente llevaba agua de riego, pero ahora transporta aguas residuales. Hace mes y medio lo bloqueó una vecina, y a pesar de los escritos al municipio y las entrevistas con autoridades de primer nivel –que prometieron limpiarlo en una semana por el olor fétido y el riesgo de inundaciones– no ha pasado nada.

No tenemos drenaje ni alcantarillado ni banquetas. Las autoridades del municipio prometieron que este año iban a instalar todo, pero no ha ocurrido. Tenemos otro problema muy grande: una familia que tiene infinidad de tráileres, camionetas de media tonelada –y me imagino que muchas influencias– mueve y estaciona sus vehícu­los sin importarle la falta de pavimento. Como colonos nos da miedo pensar en el inicio de la temporada de lluvias.

Estas personas tienen invadida la colonia y dijeron que hasta dentro de tres años probablemente se salgan. El viernes 7 acudió el comisario de Tránsito Wilfrido Morales Michaussi, presumiblemente porque el día anterior platiqué con su jefe, pero no pasó nada. Esta colonia no es zona industrial, su uso de suelo es habitacional. Paralelamente, los tractocamiones fomentan la inseguridad, pues ahí se ocultan los delincuentes.

Otro problema también grave es un negocio de compra y venta de desperdicios industriales. Como frente a Tlaxculpas está un corralón de carros chocados, los dueños del negocio los desarman en la calle y dejan sus desechos en la calle. Últimamente, además, se ponen a quemar bobinas de carros para sacarles el cobre.

Se ingresó un escrito al municipio el 13 de marzo de 2017. Nos dijeron que los dueños tenían cinco días para contestar. El viernes 7 pregunté qué había pasado y me dijeron que los señores tenían derecho a trabajar y que quieren que hagamos brigadas de vecinos para recoger toda la basura que ellos fueron acumulando por años en los terrenos aledaños a su negocio. No sabemos cómo el ayuntamiento permite la existencia de este tipo de comercios que contaminan el ambiente.

Una última: cuando no teníamos luz le solicitamos a las autoridades del ayuntamiento que nos ayudaran a contactarnos con la Comisión Federal de Electricidad. ¿Sabe con quién nos mandaron? ¡Con los bomberos!

Como ve, señor director, el municipio de Cuautitlán no nos niega nada. Nos recibe los escritos con todas las peticiones que queramos hacerle, pero los titulares de las dependencias nunca tienen tiempo para recibirnos, y menos para cumplirnos.

Atentamente:

Marina López Olmos