El SIAPA, baños de pureza

Durante meses, el propietario de un autobaño ubicado en Zapopan logró que el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) le cobrara tarifas preferenciales y le condonara un adeudo superior a 1.5 millones de pesos, gracias a la presunta intervención de un político priista.

Y aunque operó con una toma clandestina algún tiempo, el organismo que dirige Aristeo Mejía Durán le cambió al usuario el régimen de cuota fija por el de servicio medido para cobrarle menos, de acuerdo con los recibos consultados por la reportera (contrato 1023628).

El negocio está a nombre de Javier Romero Vargas y se encuentra en avenida Tepeyac 4486, entre las avenidas de Los Leones y Libertad, en Zapopan, y ocupa una superficie de 525 metros cuadrados.

El recibo del 3 de marzo al 4 de abril de 2016, que fue emitido el 25 de abril de ese año, especifica que el autobaño cuenta con tres llaves de presión, por lo que el propietario debió pagar 9 mil 101 pesos al mes por cada una; es decir, 27 mil 303.

Sin embargo, para esas fechas, ya debía 716 mil 624 pesos, pues el recibo destaca que el último pago realizado por el usuario fue el 31 de enero de 2011 y ascendió a 9 mil 899.

En 2012, la Ley de Ingresos de Zapopan determinó cobrar 7 mil 138 pesos por cada llave de presión, por lo que Romero Vargas debió pagar 256 mil 968 ese año, pero no lo hizo. Para 2013 la tarifa se mantuvo igual; tampoco pagó, por lo que el adeudo se duplicó.

En 2014 la tarifa por cada llave de presión se elevó a 8 mil 508 pesos, por lo que ese año la cuota anual del negocio llegó a 306 mil 238; en 2015 la cuota aumentó a 8 mil 848 por cada llave de presión; es decir, el monto creció a 318 mil 528.

El año pasado se aprobó cobrar 9 mil 101 pesos por cada llave, por lo que la suma anual creció a 372 mil 636. En total, de 2013 a 2015 el adeudo era de 1 millón 138 mil 752. Sin embargo, los recibos y las notificaciones que el SIAPA entregó a Romero Vargas eran por cantidades menores.

En la notificación 4008198887, folio 23990, fechada el 7 de marzo de 2016, se apercibe a Romero Vargas: “Una vez revisado el estado de cuenta que guarda el inmueble de su propiedad o posesión, marcado con el número 4486 de la avenida Tepeyac… bajo el régimen de autobaño que registra un adeudo de 11 mil 864 pesos por concepto de los derechos por el uso o aprovechamiento de los servicios de agua potable y alcantarillado del 25 de diciembre de 2011 al 7 de marzo de 2016”.

Como el deudor no respondió, el SIAPA le envió otro recibo de adeudo por 239 mil 253 pesos, correspondiente al periodo del 5 de abril al 3 de mayo de 2016. Para el siguiente corte mensual –4 de mayo al 2 de junio–, su adeudo ascendía ya a 278 mil 227 pesos.

Para el 27 de julio siguiente, el SIAPA entregó a Romero Vargas un recibo y una notificación (oficio 59009482, folio 24354) firmada por el director comercial del organismo, Enrique Ismael Guzmán Ortega.

“Una vez revisado el estado de cuenta que guarda el inmueble de su propiedad (registra un adeudo) por la cantidad de 239 mil 326 pesos por concepto de los derechos por el uso o aprovechamiento de los servicios de agua potable y alcantarillado, por un periodo que comprende del 25 de diciembre de 2011 al 27 de julio de 2016”, expuso el funcionario del SIAPA. Como se ve, la deuda disminuyó en 38 mil 901 pesos.

En la factura del 4 de noviembre al 2 de diciembre de 2016 volvió a elevarse a casi 400 mil pesos por los servicios de agua potable, drenaje, alcantarillado y disposición final de las aguas residuales del negocio.

Además, según el documento, a partir del 29 de agosto de ese año, el régimen de consumo pasó de cuota fija a servicio medido y se instaló un medidor, por lo que el pago mensual osciló entre los 2 mil 400 y los 4 mil 200 pesos.

Si hubiese permanecido en la tarifa de cuota fija para ese año, Romero Vargas debió pagar 9 mil 559 pesos por cada llave de presión; es decir, 28 mil 677 en total, según lo acordado por la Comisión Tarifaria del SIAPA en su novena sesión ordinaria celebrada el 30 de septiembre de 2016. Los acuerdos fueron publicados en el Periódico Oficial de Jalisco el 13 de diciembre de ese año.

La condonación

De acuerdo con la Ley de Ingresos, “al cambiar de régimen de cuota fija a servicio medido se transferirá el saldo vigente al nuevo régimen tarifario”. Es decir, la deuda de Romero Vargas permaneció.

El moroso se acercó a “un priista” para que intercediera por él ante el SIAPA y se le condonara la deuda, según revela a Proceso Jalisco un exfuncionario del organismo del agua que pide omitir su nombre.

Incluso exhibe una tarjeta informativa sin membrete ni fecha en la que se indica: “Descuento 50% en RC y GE para pago de contado y 25% en RC y GE para convenio para dar atención al Ing. Juan Carlos de la Torre, secretario de Gestión Social (del PRI)”.

El mensaje está escrito a máquina y al final se agrega, con letra manuscrita color naranja: “Citlallic. Propuesta de pago 26/V/06”.

Así, dice el entrevistado, el 10 de marzo de 2016 Romero Vargas, cuyo adeudo al SIAPA era cercano a los 400 mil pesos, sólo pagó 121 mil 424, según el recibo de ese año. Ahora, el dueño del autobaño sólo debe alrededor de 6 mil pesos.

Cada año, la autoridad municipal suele ofrecer un descuento de 75% a los morosos en recargos y multas por el consumo de agua, pero nunca condona la deuda.

En el caso de acudir directamente al SIAPA, en el portal de Transparencia del organismo del agua se informa a los usuarios que una opción para estar al corriente es pagar sus adeudos en parcialidades.

Les recomienda llevar original y copia de su identificación oficial y realizar un pago inicial de 30% del total del adeudo; les pide también acudir a cualquiera de las oficinas de atención a usuarios del SIAPA y plantear su asunto a cualquier ejecutivo.

En su página web, el SIAPA fundamenta la realización de convenios con base en el capítulo IV, artículo 50, de la Ley de Hacienda del Estado de Jalisco.

En realidad, es la Ley de Hacienda Municipal, la cual establece en su artículo 50 que “la tesorería municipal podrá conceder prórroga para el pago de los créditos fiscales o para que los mismos sean cubiertos en parcialidades. La prórroga o el plazo para el pago de las parcialidades no debe exceder un año, salvo que se trate de adeudos cuantiosos correspondientes a ejercicios fiscales anteriores, casos en lo que el plazo podrá ser hasta de tres años.

“En los casos anteriores, deberá garantizarse el interés fiscal, salvo que, conforme a esta ley, proceda a su dispensa. Durante los plazos concedidos, se causarán intereses conforme a la tasa que fijen anualmente las leyes de ingresos de los municipios del estado.”

De acuerdo con el exfuncionario del SIAPA, la cuenta de Romero Vargas “tenía una toma clandestina; cuando se le detectó, se ajustó la tarifa. Él llegó a deber más de 400 mil pesos. Sin embargo, pagó menos de 200 mil con una tarjeta de crédito”.

Y añade: De esa cuenta, en los últimos cinco años, Romero Vargas “no pagó ni un peso; ni siquiera le cobraron la tarifa vigente para cuota fija, que es la que marca la ley”.

Asegura que la condonación presuntamente “se operó” desde el centro operativo que se ubica por R. Michel, cuya jefa de Atención a Usuarios es Cecilia Tamez, esposa de Ramón Villa Mejía. Él es hermano de Leticia Villa, directora de Recursos Humanos del SIAPA. Los hermanos Villa Mejía son sobrinos del titular del SIAPA, Aristeo Mejía.