Pegados al presupuesto

Servidores públicos de ayuntamientos como el de Guadalajara y Zapopan, así como del Code Jalisco, entregan dinero a las dirigencias de los sindicatos reconocidos. Los recursos, otorgados en forma de “apoyo” para festejos, alcanzan sumas millonarias y no siempre son transparentes. Para colmo, en el organismo deportivo estatal los líderes gremiales se niegan a informar a sus afiliados sobre el destino de las cuotas que les cobran.

Trabajadores sindicalizados del ayuntamiento de Guadalajara, así como del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud (Code) señalan la nula rendición de cuentas sobre los recursos millonarios del erario que reciben sus respectivos líderes sindicales.

Consultados al respecto por este semanario, los entrevistados consideran que esas enormes sumas son un pago para callar las anomalías que existen en las dependencias públicas.

Los denunciados son: José Miguel Leonardo Cisneros, secretario general del Sindicato de Servidores Públicos del ayuntamiento de Guadalajara; Alejandro Maciel Arellano, del Sindicato de Servidores Públicos del Code Jalisco –ambos tienen la titularidad del contrato colectivo–, y Francisco Javier Uicab Villegas, dirigente del Sindicato Plural de Trabajadores en el Code Jalisco.

En el caso de Guadalajara, durante la administración del priista Ramiro Hernández García, el Sindicato de Servidores Públicos del ayuntamiento recibió en 2015 un total de 264 mil 299 pesos divididos en tres cheques: el 21 de abril se le entregaron 200 mil pesos como “apoyo económico para el evento del día de las madres” y en la misma fecha otros 100 mil pesos para el “evento del día del día” (sic).

El 13 de julio se le otorgaron otros 54 mil 299 pesos para “ayudas sociales erogadas en la institución”. El dinero salió de la partida de “ayudas sociales a actividades científicas o académicas”.

Con la llegada del emecista Enrique Alfaro Ramírez al ayuntamiento tapatío, el Sindicato de Servidores Públicos de Guadalajara negoció que se le dieran 1 millón 450 mil pesos como “apoyo económico para diversos eventos del año 2016”. El cheque 3592 se les entregó el 23 de noviembre, a poco más de un mes de concluir el año. De acuerdo con la página de Transparencia, esos recursos salieron de la partida “ayudas sociales a instituciones sin fines de lucro”.

Para este año Alfaro autorizó que se le entregaran a Leonardo Cisneros, el 27 de abril, 600 mil pesos divididos en dos cheques: el 5911 por 500 mil pesos como apoyo para “la realización del evento de la madre”, y el 5910, por 100 mil pesos “para el evento del día del niño”.

Alfaro no sólo apoyó al gremio que encabeza Leonardo Cisneros. En la página de Transparencia se registró que en marzo pasado al Sindicato de Trabajadores en Obradores, Rastros, Cebaderos y Similares se le entregaron dos cheques: el número 5367 por 35 mil pesos como “apoyo a eventos sindicales deportivos para el rastro municipal”, y el 5423 para “la compra de instrumentos y/o uniformes de guerra”.

Apoyos en Zapopan

El municipio de Zapopan, que encabeza el también emecista Pablo Lemus, es más moderado al entregar recursos públicos a los sindicatos.

En el portal de Transparencia de la exvilla maicera no sólo se publican los apoyos para los sindicatos, sino también las cuotas sindicales que reciben cada mes los siguientes: Independiente de Trabajadores del Ayuntamiento de Zapopan; de Servidores Públicos del Ayuntamiento de Zapopan; de Zapopan; Democrático de Servidores Públicos del Ayuntamiento de Zapopan; Único de Trabajadores Unidos de Zapopan; de Empleados de Zapopan; Auténtico de Servidores Públicos del Municipio de Zapopan, y Plural de Servidores Públicos de Zapopan.

En 2015, durante la administración del priista Héctor Vielma, las organizaciones gremiales recibieron casi 3 millones de pesos por concepto de cuotas. El Sindicato de Servidores Públicos de Zapopan, que encabeza Francisco Vázquez Bernal, se llevó por ese concepto 1 millón 662 mil 193 pesos.

Ese año todos los sindicatos recibieron, “a solicitud de la Oficialía Mayor Administrativa”, un apoyo “para el obsequio del día de las madres” por 234 mil pesos. A detalle, el Independiente recibió 40 mil pesos, el de Servidores Públicos, 44 mil; el de Zapopan, 60 mil; el Democrático y el Único de Trabajadores, 30 mil cada uno, y el de Empleados, 15 mil.

En 2016, con Pablo Lemus en la alcaldía, los apoyos a los sindicatos aumentaron a 275 mil 907 pesos para festejos y útiles escolares.

En el portal de Transparencia consta que, a solicitud de la Coordinación General de Administración e Innovación Gubernamental, se les dio a los sindicatos apoyos económicos por varios conceptos. Por el Día de las Madres, el Auténtico de Servidores, Único de Trabajadores, Plural de Servidores y Democrático de Servidores recibieron 10 mil pesos cada uno, mientras que al de Servidores Públicos, de Zapopan y el Independiente les tocaron 20 mil por membrete.

El año pasado se les otorgó dinero para festejar el Día del Servidor Público. A los sindicatos de Empleados, Democrático, Plural, Único y Auténtico se les asignaron 10 mil pesos por cada uno, mientras que a los de Zapopan, Independiente y de Servidores Públicos del ayuntamiento les entregaron 20 mil.

Asimismo, a los sindicatos Auténtico y Plural de Servidores Públicos se les dio un “apoyo especial”, de 10 mil 327 y 14 mil 749 pesos, respectivamente, aunque no se aclaró el objetivo de esa ayuda.

Aunque el municipio cuenta con el programa Zapopan Presente, mediante el cual se entregan uniformes, zapatos, mochilas y vale canjeable por útiles escolares, a los sindicatos se les dio dinero adicional como “apoyo de útiles escolares”. Al Independiente, de Zapopan y al de Servidores Públicos se les dieron a cada uno 10 mil pesos, mientras que les tocaron 3 mil pesos al Auténtico, Plural y al Único.

En 2016 el ayuntamiento entregó a esas organizaciones un total de 3 millones 268 mil 956 pesos por concepto de cuotas sindicales. De nuevo, el Sindicato de Servidores Públicos se llevó la mayor cantidad: 1 millón 662 mil 193 pesos.

Para este año se desconoce si el municipio aportará dinero para la celebración del Día de las Madres o algún otro festejo gremial, puesto que la página de Transparencia sólo está actualizada hasta el mes de febrero.

Privilegios sindicales

Luego de que un líder sindical se negó a darle cuentas sobre el destino de las cuotas aportadas a un trabajador del Code, éste pidió esa información por la Ley de Transparencia al organismo público descentralizado.

El solicitante no sólo se dirigió a su sindicato, sino también al otro reconocido en el Code.

El trabajador, quien se niega a publicar su nombre para evitar represalias, envió una solicitud el 13 de septiembre y otra el 11 de octubre de 2016 a la Unidad de Transparencia del Code, a fin de que el Sindicato Plural de Trabajadores del Code y el Sindicato de Servidores Públicos del Code Jalisco le informaran qué cantidad obtienen por concepto de cuotas sindicales.

Para ello pidió copia de los estados de cuenta y de los comprobantes que demuestren cómo se gastaron los recursos obtenidos del dinero que se les descuenta a los trabajadores.

También solicitó conocer la cantidad de recursos que aporta el Code al sindicato para despensas y convivios; las percepciones que obtiene el secretario general, así como todos los miembros del comité por desempeñar su labor sindical, y copia de los estados de cuenta de la caja de ahorro de la organización laboral.

La Unidad de Transparencia del Code se declaró incompetente para responder la petición y la envió a las dos representaciones gremiales, al argumentar que “con fecha 10 de noviembre de 2015, en lo dispuesto por el artículo 24, fracción XVI, los sindicatos son sujetos obligados”. Sin embargo, ambas organizaciones se negaron a responder.

Por esa razón el peticionario presentó los recursos de inconformidad 1679 y 1923 ante el Instituto de Transparencia e Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (Itei), que declaró ambos procedentes.

El 6 de octubre de 2016, el inconforme presentó el recurso de revisión 1679/2016 contra el Sindicato Plural de Trabajadores en el Code Jalisco, que dirige Francisco Javier Uicab Villegas.

Este líder sindical respondió el 19 de octubre que no puede entregar la información a un particular, ya que el dinero de las cuotas sindicales no es “otorgado por el Code” y, por lo tanto, “no es un recurso público”.

Además, Uicab informó al Itei que el único apoyo económico que el Code le dio a su sindicato fue para la celebración del Día del Niño en el Polideportivo López Mateos. No aclaró cuánto recibió, pero se dijo dispuesto a entregar facturas y notas.

Tras analizar el expediente, la presidenta del Itei, Cynthia Patricia Cantero Pacheco, dio su respuesta al recurso de revisión el 18 de enero pasado. En ella resolvió dar la razón a Uicab, pero lo corrigió porque debió “emitir una respuesta fundada y motivada, en base a lo establecido en el artículo 23 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios, y en su caso orientar al solicitante a efecto de informarle la forma, lugar y procedimiento bajo el cual puede acceder a la información solicitada (en caso de ser agremiado el solicitante)”.

Sobre el apoyo económico, el Itei reconvino a Uicab para que entregara la documentación comprobatoria, para lo cual le dio un plazo de cinco días. El líder no lo hizo nunca.

Respuestas a medias

Este semanario encontró en la página de Transparencia del Code que Uicab no sólo recibió 35 mil pesos del Code para el festejo del Día del Niño, sino también para los del Día de la Madre y del Padre, por la cantidad de 45 mil pesos. Además, en enero le dieron 37 mil 980 pesos para comprar 130 despensas, mientras que en febrero, mayo, julio, agosto y noviembre de 2016 recibió 46 mil 745 pesos por concepto de 160 despensas cada mes, es decir que obtuvo un total de 233 mil 725 pesos. Los trabajadores dicen que en realidad reciben una tarjeta.

A Cantero también le tocó resolver el recurso de revisión 1923/2016, presentado el 8 de noviembre de 2016, contra la nula respuesta del Sindicato de Servidores Públicos del Code Jalisco, que dirige Alejandro Maciel.

Éste respondió el 28 de noviembre al Itei que las cuotas sindicales “son retenidas vía nómina a los afiliados por la administración del Code, por lo que dichas cantidades ya se encuentran publicadas por el sujeto obligado, en este caso Code Jalisco”. Incluso proporciona un vínculo donde se puede encontrar la información, aunque precisó que no puede entregar copia de los estados de cuenta puesto que persiste el secreto bancario.

Aseguró que en ese mismo enlace se encontraban los datos sobre emolumentos que reciben el secretario general y su comité, las aportaciones que hacen los sindicalizados a la Caja de Ahorro y los comprobantes de las despensas que adquieren para repartirlas entre sus afiliados.

En su resolución del 18 de enero pasado, la titular del Itei también le comunicó a este sindicato que debió emitir su respuesta con base en el artículo 23. Además, le mencionó que si no contaba con los comprobantes de la compra de despensas tenía que responder que esa información es inexistente, con la acotación de que si entrega las facturas originales debe conservar una copia.

Además, Cantero Pacheco indicó que no se justifica enviar al solicitante a buscar la información al sitio de Transparencia del Code, cuando el sujeto obligado es el sindicato.

Asimismo le dio un plazo de cinco días para entregar la información relacionada con la compra de despensas. En su respuesta, Alejandro Maciel siguió la recomendación de Pacheco y basó su negativa en el artículo 23. Lo único que entregó fueron siete copias simples de las facturas emitidas por Banderas Cárdenas Comercializadora, S.A. de C.V.

Además, Maciel aseguró que cada mes entrega 260 despensas con un valor de cuatro salarios mínimos a sus afiliados. Sin embargo, éstos lo desmienten, puesto que sólo reciben dos entregas al año y en ocasiones sólo una.

Si se toman en cuenta las copias de las facturas por concepto de despensas que entregó Maciel, se observa que las cuentas del líder son erróneas. Pedía entre 290 y 806 unidades de cada producto, cuando asegura que reparte 260 despensas. Pedía cada mes 806 latas de atún, 330 de chiles jalapeños, 340 cajas de Corn Flakes y 350 envases de café. De acuerdo con los precios de la factura, con una pieza de cada uno de los 15 productos comprados el valor de la despensa sería de 221 pesos.

Maciel también recibió en febrero, marzo, abril, mayo, junio y noviembre apoyo del Code “para desarrollo social y cultural de los afiliados” por un total de 180 mil pesos (30 mil cada mes). Igualmente, el Code le pagó un curso de lenguaje corporal, cuyo costo no se especifica.